Semana Santa de 1940

Málaga, año 1940. Las cofradías continuaban en el camino de la reconstrucción. Si bien la Semana Santa de 1939 representa el inicio de ese camino, la del año 1940 es digna de ser recordada. Motivos no faltan para ello: primera salida procesional de la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo; así como de las imágenes del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso y del Santísimo Cristo de la Expiración, obras de Mariano Benlliure; de la actual imagen de María Santísima del Rocío o el regreso a las calles malagueñas de María Santísima de la Esperanza. Sería una Semana Santa, a pesar de las dificultades, para recordar.

El marco general, como en muchas otras ocasiones, no acompañaba. Aunque España se había declarado neutral en la Segunda Guerra Mundial, la cual había comenzado con la invasión de Polonia por Alemania en septiembre del año anterior, la situación en nuestro país era precaria tras la Guerra Civil. 

La Ley de 1 de marzo de 1940 sobre Represión contra la Masonería y el Comunismo comenzó a aplicarse a todos aquellos que sembraran ideas disolventes contra la religión, la patria, las instituciones fundamentales del Estado o contra la armonía social.  Por otro lado, la orden ministerial de 14 de mayo de 1939 había establecido  el régimen de racionamiento en toda España(1) para los productos básicos alimenticios y de primera necesidad, determinados por el Ministerio de Industria y Comercio a propuesta de la Comisaría General de Abastecimiento. Las cartillas de racionamiento, en principio familiares y posteriormente individuales, se clasificaban en tres grupos según la posición social de la familia: alta, media y baja. Casi todas las personas se inscribieron en la tercera categoría, independientemente de su estatus. La escasez no solo era de alimentos, sino también de ropa y tejidos. La carestía de los productos era tan elevada que en Málaga se adoptó la medida de abonar a los trabajadores un 20% de más en los jornales. Ello provocó el fenómeno llamado “inflación incontrolada combinada con salarios controlados”(2), que llevó a un trasvase de rentas que beneficiaba a los grandes propietarios, acentuando las diferencias sociales. Con el racionamiento, el estraperlo se generalizó. 

En el barrio de la Trinidad, llevaba poco menos de un año recibiendo culto y dando consuelo la imagen de Nuestro Padre Jesús Cautivo. En la iglesia de San Pablo, la imagen que tallara Martín Simón acogió la devoción de un barrio humilde, de un pueblo malagueño necesitado y castigado.

cautivo
Convocatoria de cultos (1940) [Archivo Díaz de Escovar]

                    

La Cuaresma, iniciada con el Quinario al “Santísimo Cristo de los Cautivos”, tendría como gran acontecimiento la llegada de dos nuevas imágenes. En 1931 perdieron sus imágenes cristíferas dos de las cofradías más importantes de la ciudad de Málaga: Expiración y Esperanza. El Santísimo Cristo de la Expiración era una imagen de los talleres Font e Hijo del año 1929; el Nazareno del Paso, una obra anónima del siglo XVII, típico nazareno malagueño con una gran devoción. En 1939 los cofrades de Expiración, con Enrique Navarro a la cabeza, mantuvieron contactos con Juan Cristóbal que había realizado una obra en la clandestinidad pero su elevado coste impidió el acuerdo. De igual modo, hablaron con  José Capuz, José Pascual e incluso el propio Mariano Benlliure; sin embargo, aceptaron una obra de Miguel Ferrer Tous por la imperiosa necesidad de procesionar una imagen en la Semana Santa de aquel año. Pasada la misma, finalmente acordaron encargarle la hechura de su Cristo a Benlliure, quien ajustó el coste de la obra a la capacidad económica de la archicofradía.

Encargo que también había sido realizado por la Archicofradía de la Esperanza. Llegado el momento de que los cofrades de la Esperanza vieran la obra del maestro, quedaron fascinados, aunque no era como “El Moreno”, algo a lo que se había negado el artista desde un principio a pesar de la petición de los dirigentes de la archicofradía. La obsesión de los cofrades porque la imagen se pareciese al antiguo titular llegó hasta el punto de querer colocarle corona y potencias a la cabeza, lo que desestimó Benlliure. Sí realizó un nuevo busto con una corona entrelazada en el pelo para que los hermanos decidiesen y decidieron, siguiendo la recomendación de la  Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, sin corona. 

Terminadas, las dos imágenes llegaron juntas a Málaga el 4 de marzo de 1940, siendo transportadas en un camión de la Comisaría de Abastecimientos de Transportes del ejército de tierra. Al día siguiente llegó Benlliure junto a su esposa, la cual había quedado prendada de la efigie del Nazareno. Ambas imágenes suponían, por su extraordinaria calidad, un realce artístico de la castigada Semana Santa malagueña, lo cual se veía acrecentado por el hecho de que el propio artista visitara la ciudad, tanto en la Cuaresma como en Semana Santa. La imagen del Nazareno del Paso fue trasladada a la iglesia de Santo Domingo y la del Santísimo Cristo de la Expiración quedó instalada en una de las salas de la Academia de Bellas Artes de San Telmo sobre un túmulo de terciopelo negro.  Los días 10 y 13 de marzo serían bendecidas, respectivamente, ambas imágenes. 

La visita de Benlliure estuvo repleta de actos y homenajes. A pesar de la apretada agenda, encontró un hueco para visitar a dos jóvenes artistas malagueños, claros protagonistas de la reconstrucción de la Semana Santa: Adrián Risueño y Francisco Palma Burgos. Recibieron elogios de un artista consagrado lo que supuso un gran apoyo moral a su importante labor.

El 8 de marzo se celebró reunión extraordinaria de la Real Academia de Bellas Artes de San Telmo, cediendo Salvador González Anaya la presidencia de esa sesión a Benlliure. La reunión no estuvo exenta de relevancia ya que en la misma, además de nombrar al artista valenciano como académico de honor, se produjo la elección como académico a Palma Burgos. Asimismo, se sometieron a aprobación los informes emitidos por Cambronero y Risueño. Favorable en el caso de Santísimo Cristo de la Expiración y negativo en el caso de la imagen de Nuestro Padre Jesús de los Pasos en el Monte Calvario, de Pío Mollar. Esta imagen fue bendecida el 10 de marzo y se solicitaría a Palma Burgos que realizara los cambios precisos para adecuarlo a los mínimos artísticos exigidos. 

Igualmente, se acordó solicitar a la Agrupación que remitiera con urgencia una relación de todas las imágenes nuevas que hubieran sido incluidas en el plan procesionista para ese año 1940 y así evitar que alguna quedara sin el dictamen de la Academia. Se accedió a que fueran procesionadas la nueva imagen de Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén(3) y de Nuestro Padre Jesús de la Columna pero solo para ese año, llegando a ser calificadas de deplorables.

Por último, solicitó la palabra Guerrero Strachan para indicar la conveniencia de que se niegue permiso para ampliar las puertas de algunos templos a fin de sacar imágenes en procesión como, según parece, se tiene proyectado (4). Nuevos tiempos.

Entre tanto, en el taller de Adrián Risueño en el número 8 de calle Cuarteles no se paraba, jornadas de trabajo interminables de los tallistas, doradores y demás personal que se afanaban en terminar un nuevo trono para una cofradía fundada el año anterior, la de los Caballeros Mutilados. El Cristo irá sin flores. Únicamente, a los pies, una calavera y dos tibias talladas hablarán del triunfo divino sobre la humana condición. Cuatro faroles de hierro forjado realizados en talleres malagueños, de clásico sabor,darán la nota lírica del hierro florecido en el conjunto severo del paso…Cuando el Cristo de los Mutilados pase por entre la muda admiración y el encendido fervor de los malagueños, piensen estos que de Málaga y malagueños han sido inspirador, autor y ejecutores de obra tan soberbia, que por igual los honra a ellos como a la tierra en la que vieron el ser.(5) 

También durante la Cuaresma sería bendecido el nuevo grupo escultórico de la Puente del Cedrón, obra de José Navas Parejo.

cartel
Cartel de la Semana Santa de Málaga 1940

El cartel de la Semana Santa de Málaga de 1940 fue una reimpresión del cartel “Crucificado”, de Aristo Téllez, que había servido para anunciar la ya lejana Semana Santa de 1925, en pleno apogeo de las cofradías malagueñas. Nostalgia de tiempos pasados que inspiraba el inicio de un duro camino, dejando atrás la siniestra década de los años treinta. Dos itinerarios editados en ese año de 1940 bien pueden ser una muestra del sentir de aquel momento: el pasado y lo que ya era el presente. 

ITINERARIOS

El Director General de Turismo anunció a la Agrupación que el departamento de rutas nacionales había organizado numerosos trenes especiales para la Semana Santa desde Madrid y otros puntos de España. Se calculaba la llegada de unas quince mil personas. Los balcones de calle Larios se alquilaron en más de mil pesetas toda la semana.

Todo estaba preparado, incluidos los tinglaos. Muy rara es la cofradía que puede arreglar sus tronos dentro de la iglesia en la que reciben culto. Por ello, los “pasos” han de prepararse en los atrios de los templos o en la misma calle. Cofradías previsoras como la de la Expiración, en evitación de un chubasco inoportuno que echara a perder los brillos y los terciopelos y bordados…ha formado un andamiaje recubierto con toldos, bajo los cuales los hermanos encaramados en los tronos, proceden al último retocado de los “pasos”.(6)

Hasta el último momento estuvieron trabajando en la tribuna de la plaza, incluyendo proyectores para la toma de imágenes con destino a un noticiario cinematográfico. No era otro que el noticiario Fox Movietone (7), que filmaría las procesiones tanto de día como de noche.

Domingo de Ramos.  A las cuatro y media de la tarde salió la Pollinica de la iglesia parroquial del Sagrario con cientos de niños con sus palmas. El trono iba custodiado por la escuadra de gastadores de las Organizaciones Juveniles. El recorrido que siguió fue: Molina Lario, Santa María, San Agustín, Echegaray, Granada, Plaza de José Antonio, Especerías, Nueva, Puerta del Mar, Avenida del Generalísimo Franco, Acera de la Marina, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Plaza del Siglo, Duque de la Victoria, San Agustín, a su templo. Llegó cerca de las ocho de la noche.

A la misma hora que la Pollinica salió la Sagrada Cena desde de la plaza del Santuario de la Victoria.  Era la primera vez que procesionaba la imagen de María Santísima de la Paz, obra de Martín Simón, luciendo un manto de terciopelo color malva bordado en oro con doce metros de largo sobre el trono, aún sin terminar, que estaba realizando Palma Burgos. Volvió a primeras horas de la madrugada del Lunes Santo tras seguir el siguiente recorrido: Plaza y calle de la Victoria, Plaza de la Merced, Álamos, Plaza del Teatro,  Tejón y Rodríguez, Carretería, Puerta Nueva, Pasillo de Santa Isabel, Plaza de Arriola, Torregorda, Avenida del Generalísimo Franco, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Plaza del Siglo, Méndez Núñez, Plaza de Uncibay, Casapalma, Cárcer, Madre de Dios, Plaza de la Merced, Huerto del Conde, Lagunillas, Plaza de la Victoria, a su templo.

Lunes Santo. Desde un tinglao situado en el Callejón de Villazo, cerca de la calle Juan de Austria, salió la imagen de Jesús Cautivo sobre un modesto trono obra de Manuel Benítez, el llamado trono de las rosetas. El recorrido de aquella primera salida procesional fue: Trinidad, Puente de la Aurora, Cisneros, Especería, Nueva, Puerta del Mar, Alameda, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Plaza del Siglo, Méndez Núñez, Plaza de Uncibay, Tejón y Rodríguez, Ollerías, Cruz del Molinillo, Puente de Armiñán, Tacón y Trinidad.

cautivv
Ntro. Padre Jesús Cautivo (1940) [Foto: Archivo Cofradía Cautivo]

La expectación fue máxima. Días antes de la procesión, el diario SUR anunciaba: El Cristo de los Caballeros Cautivos. Cruzará por vez primera las calles en procesión. Cruz trinitaria sobre túnicas blancas…En la procesión figurará una nutrida representación de la Hermandad de los Cautivos por España, que ostentan el cargo de Hermanos Honorarios.(8) Desde aquella primera salida procesional trascendería el vínculo político-militar que impregnaba el resurgimiento de las cofradías malagueñas. Como ya escribí en una ocasión, los Caballeros Cautivos quedaron relegados y el pueblo cobró protagonismo siguiendo la estela del Cautivo.

Una vez que pasó el cortejo por calle Larios, hicieron su aparición dos camiones cargados de macetas con flores blancas que fueron puestas a ambos lados de dicha calle, así como de la plaza de José Antonio y la calle Granada. Llegaba la Hermandad de la Columna.  Había salido de los Mártires a las nueve de la noche. El recorrido que realizó fue: Mártires, Comedias, Plaza del Teatro, Buenaventura, Carretería, Pasillo de Santa Isabel, Cisneros, Especerías, Nueva, Puerta del Mar, Alameda, Acera de la Marina, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Plaza de la Merced, Álamos, Cárcer, Casapalma, Plaza de Uncibay, Calderería, Granada, Santa Lucía, a su templo.

Cerrando marcha, un piquete del Regimiento de Infantería de Montaña número 8, con bandera, escuadra, y banda de cornetas y tambores. La imagen obra de Manuel Oliver Rosado, procesionaría nuevamente en 1941, aunque ya había recibido el encargo un joven artista malagueño, Juan Vargas Cortés.

columna
Ntro. Padre Jesús de la Columna (1940) [Foto. @nosoloalameda]

Martes Santo. A las ocho y media de la noche salió de la iglesia de Santiago la Hermandad de la Sentencia. Se hace mención en la prensa a que el trono de la Virgen sería portado por hermanos de la cofradía, no sería la única en aquel año. Del mismo modo, se había recordado lo siguiente: Se ruega a los hermanos portadores del trono de la Stma. Virgen del Rosario en sus Misterios Dolorosos estén puntualmente a las siete de la tarde del Martes Santo en nuestra iglesia de Santiago para hacer el acoplamiento definitivo del mismo. Se requiere uniforme militar o del Movimiento o traje oscuro con guantes.(9) 

El recorrido que siguió: Granada, Plaza de la Merced, Álamos, Carretería, Puerta Nueva, Cisneros, Especerías, Nueva, Sebastián Souviron, Olózaga, Sagasta, Plaza de Arriola, Torregorda, Avenida del Generalísimo Franco, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, a su templo. Cerraba la marcha la banda de música del Regimiento de Montaña número 8. 

A la misma hora salió de San Lázaro la Cofradía del Rocío, procesionando solo a la Virgen en un modesto trono sin palio que poco recordaba al de 1931. Siguió este itinerario: Plaza de la Victoria, Victoria, Plaza de la Merced, Álamos, Carretería, Puerta Nueva, Pasillo de Santa Isabel, Cisneros, Especerías, Nueva, Puerta del Mar, Atarazanas, Torregorda, Avenida del Generalísimo, Acera de la Marina, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Plaza del Siglo, Granada, Méndez Núñez, Plaza de Uncibay, Casapalma, Cárcer, Zorrilla, Frailes, Huerto del Conde, Cobertizo del Conde, Lagunillas, Plaza de la Victoria, Ferrándiz, a su templo. Cerraba la marcha banda de cornetas y tambores de segunda línea. 

rocio
María Stma. del Rocío (1940) [Foto: Arguval]

Miércoles Santo. Como sucedió en años anteriores, a las 8 de la mañana del Miércoles Santo se celebró en la iglesia de la Victoria una misa aplicada por el eterno descanso de Antonio Baena Gómez y demás difuntos de la Archicofradía de la Sangre.

A las cinco de la tarde, en la iglesia de San Felipe, se interpretó el Miserere de Ocón. 

A las ocho y media salió la Hermandad de la Puente de la iglesia de San Juan. Otra hermandad que volvía a las calles tras los funestos años treinta. Las imágenes, obra de Navas Parejo, fueron procesionadas en tronos construidos por el carpintero de la hermandad. El de la Virgen tenía un cajillo color caoba, llevando sobre este la antigua cancelería, barras, palio y manto del anterior trono que se habían podido salvar. Pasaría por: Especerías, Nueva, Puerta del Mar, Avenida del Generalísimo Franco, Larios, plaza de José Antonio, Granada, Méndez Núñez, plaza Uncibay, Tejón y Rodríguez, Carretería, Puerta Nueva, Cisneros, San Juan y a su templo.

A la misma hora salió de Santiago la Cofradía de El Rico. Ambas imágenes, al igual que en 1939, fueron portadas sobre tronos provisionales. Su recorrido fue: Plaza de la Merced, Álamos, Cárcer, Casapalma, Plaza de Uncibay, Méndez Núñez, Granada, plaza de José Antonio, Especerías, Nueva, Puerta del Mar, Avenida del Generalísimo Franco, Larios, plaza de José Antonio, Granada, Calderería, Plaza de Uncibay, Méndez Núñez, Tejón y Rodríguez, Carretería, plaza de San Francisco, Baños, Álvarez, Purificación, Pasillo de la Cárcel, Plaza de Salamanca, Ollerías, Puerta de Buenaventura, Álamos, Plaza de la Merced, a su templo.

Expiración salió a las diez de la noche, después de haber modificado su recorrido a última hora: Carmen, Puente de Tetuán, Alameda, Larios, plaza de José Antonio, Granada, Méndez Núñez, Tejón y Rodríguez, Carretería, Cisneros, Especerías, Larios, Alameda, Puente, Cuarteles, a su templo. Las dos imágenes procesionaron sobre sus antiguos tronos, si bien el de la Virgen iba a ser reformado por Palma Burgos, iniciándose la misma en 1940 y concluyendo dos años más tarde.

expi
Stmo. Cristo de la Expiración (1940) [Foto: Archivo Archicofradía de la Expiración]

Desde la tribuna presidencial presenció el paso de la procesión el ilustre artista Mariano Benlliure cuya es la talla del Santísimo Cristo. Benlliure se emocionó visiblemente a la presencia de Nuestro Padre Jesús de la Expiración. El público tributó cariñosísima ovación al famoso escultor, que así recibía la aprobación popular consagradora de su arte. (10)
                          

Jueves Santo. Durante el Jueves y Viernes Santos quedaba suspendido el tráfico rodado en el centro de la ciudad. Durante esos dos días, quedó expuesto a la veneración de los fieles la bendita y venerada imagen del Santísimo Cristo de los Cautivos, en la Parroquia de San Pablo, después de haber recorrido en solemne procesión las calles malagueñas en la noche del Lunes Santo (11)También lo estaría Nuestro Padre Jesús del Santo Sepulcro hasta que fuera el traslado al trono procesional. 

La Cofradía del Mutilado salió a las seis y media de la tarde de la iglesia parroquial del Sagrario, recibiendo muchos elogios por el nuevo trono. El recorrido que siguió fue: Císter, Plaza de la Aduana, Cortina del Muelle, Acera de la Marina, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Plaza del Siglo, Duque de la Victoria, San Agustín, a su templo.

La Agrupación dispuso una zona acotada en calle Granada, a continuación del Café Madrid, para que los Gloriosos Caballeros Mutilados y Heridos de Guerra pudieran ver las procesiones. 

A las nueve y media de la noche salió la Cofradía de la Misericordia. En la necesidad de sustituir con otro Nazareno el que las turbas destrozaron, esta Cofradía logró hallar en la iglesia del convento de R.R.M.M. de la Encarnación una bella imagen de Jesús Caído…Este será el nuevo Cristo de la Misericordia…Dicha escultura es toda talla, y parece obra del siglo XVIII. Solo será cedida por la expresada comunidad para que se la de culto y salga en procesión, sin que deje en modo alguno de ser propiedad de ella (12). La cruz que llevaba sobre el hombro y el trono fueron realizados por Palma Burgos. Fue la imagen titular hasta el año 1944, cuando procesionó la actual imagen obra de Navas Parejo. Se presentó el anterior trono de la Virgen ampliamente reformado. El itinerario fue: Carmen, Pasillo de Santo Domingo, Puente de Tetuán, Alameda, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Plaza de la Merced, Madre de Dios, Cárcer, Álamos, Carretería, Puerta Nueva, Cisneros, Especerías, Plaza de José Antonio, Larios, Alameda, Puente de Tetuán, Pasillo de Santo Domingo, Carmen, a su templo.

La Cofradía de Zamarrilla salió a las nueve y media de la noche de San Felipe Neri para seguir el siguiente recorrido: Parras, Cruz del Molinillo, Ollerías, Carretería, Puerta Nueva, Cisneros, Especerías, Nueva, Puerta del Mar, Avenida del Generalísimo, Acera de la Marina, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Méndez Núñez, Plaza de Uncibay, Méndez Núñez, Tejón y Rodríguez, Carretería, Ollerías, Cruz del Molinillo, Parras, a su templo.  El trono lo talló Francisco Palma Burgos.                                           

Palma Burgos fue el autor de los tronos en los que procesionaron las imágenes titulares de la cofradía, siendo especialmente reseñable el de la Virgen, ya que destacaba frente a la provisionalidad reinante. 

Tras pasar Zamarrilla por Larios, tanto esa calle como la Plaza y la calle Granada fueron alfombradas de matas de romero y flores. Llegaba la Esperanza. Para el resurgir de la Semana Santa de Málaga es este año fecha crucial. Los que hayan visto alguna vez desfilar por las calles malagueñas a la Virgen de la Esperanza comprenderán bien la emoción que Málaga tiene este año. Lo dice la gente…Y en todas partes, en todas las reuniones, a todas las horas del día y de la noche, un clamor tembloroso y emocionado resuena lento, suave, persistente, por el alma de la ciudad… La Esperanza otra vez… Y este año vuelve otra vez. Con la gracia humilde y sencilla de unas flores por trono y de unos corazones por soporte, el “Moreno” y la Virgen de la Esperanza van a recorrer las de la ciudad… La Semana Santa que retorna tiene este año un sentido de absoluta totalidad, de armonía clásica, de perfección sentimental… Se nota en el claro rumor del fervor expectante, en la contenida ansiedad, en la impaciencia ambiciosa. Y se nota también en esa frase que salta ágil y alegre de corazón a labios y de labios a corazón de todos los malagueños: La Esperanza otra vez (13)

Salió a las diez y media de la noche, siguiendo este recorrido: Pasillo de Santo Domingo, Puente de Tetuán, Avenida del Generalísimo, Acera de la Marina, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Calderería, Plaza de Uncibay, Méndez Núñez, Granada, Plaza de José Antonio, Nueva, Puerta del Mar, Avenida del Generalísimo, Puente de Tetuán, Pasillo de Santo Domingo ,a su templo.

En la Plaza, cuando el trono del Nazareno se hallaba frente a la tribuna, se dio la bendición y las personas que se congregaban en ella la recibieron de rodillas con el mayor silencio. El Excmo. General Monasterio, que se encontraba en la tribuna, fue invitado a que se situara a los pies del trono del Cristo y, acompañado del escultor don Mariano Benlliure, del Presidente de la Agrupación de Cofradías, camarada Enrique Navarro y de otros directivos de la Hermandad, recibió la bendición que resultó verdaderamente emocionante, mientras las bandas de música interpretaban el Himno Nacional. 

esperanza
María Stma. de la Esperanza (1940) [Foto: Archivo Archicofradía de la Esperanza]

Después llegó la Virgen, sobre un sencillo trono bajo un palio de azahar.  Aún recientes en la mente de cuantos la contemplaban el esplendor de su última salida, los malagueños ante el contraste que presenciaban la aclamaron. Tenía la cara más morena, un amor jubiloso de corazones hecho trono para llevarla, y esa altiva dignidad que tienen las reinas destronadas. Pero conservaba algo consustancial con su nombre, con la infinita dulzura de su mirada: el amor de su pueblo. Salió con unas flores de azahar y una mantilla de encaje. Recogido al brazo un manto verde sin bordados. Así salió la Virgen de la Esperanza (14).

Viernes Santo. Comenzaba con la subida al Calvario de la Cofradía del Rocío, la cual estaba prevista se iniciara a las cinco de la mañana y finalmente se inició a las siete. Acontecimiento ineludible, no en vano, el Ayuntamiento de Málaga lo había declarado Vía Crucis Oficial de la ciudad de Málaga el 22 de diciembre de 1939.

A las seis de la tarde salió la Cofradía del Amor, siguiendo por: Compás de la Victoria, Plaza y calle de la Victoria, Plaza de la Merced, Álamos, Plaza del Teatro,  Tejón y Rodríguez, Carretería, Puerta Nueva, Pasillo de Santa Isabel, Plaza de Arriola, Torregorda, Avenida del Generalísimo Franco, acera de la Marina, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Plaza del Siglo, Granada, Méndez Núñez, Plaza de Uncibay, Casapalma, Cárcer, Madre de Dios, Plaza de la Merced, Huerto del Conde, Cobertizo del Conde, Lagunillas, Plaza de la Victoria, Compás de la Victoria, a su templo. Primera salida procesional de la imagen de Nuestra Señora de la Caridad que realizara Nicolás Prados López. El Santísimo Cristo del Amor procesionó sobre el trono de los años veinte, como haría hasta la década de los cincuenta.

caridad
Ntra. Sra. de la Caridad (1940) [Foto: Archivo ACC]

A las siete y media, también desde el barrio de la Victoria, lo hizo el Sepulcro, continuando por: Compás, Plaza y calle de la Victoria, Plaza de la Merced, Álamos, Carretería, Puerta Nueva, Cisneros, Especerías, Nueva, Puerta del Mar, Avenida del Generalísimo, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Méndez Núñez, Plaza de Uncibay, Casapalma, Cárcer, Álamos, Plaza de la Merced, Victoria, Compás de la Victoria, a su templo. Nuestra Señora de la Soledad, la actual imagen obra de Merino Román, procesionó sobre el trono de la Casa Orrico de los años veinte.

La Soledad de San Pablo salió a las ocho y media de la noche, siguiendo este itinerario: Trinidad, Pasillo de Matera, Puente de Armiñan, Cruz del Molinillo, Ollerías, Carretería, Puerta Nueva, Cisneros, Especerías, Nueva, Puerta del Mar, Alameda, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Méndez Núñez, Plaza de Uncibay, Tejón y Rodríguez, Carretería, Puente de la Aurora, Trinidad, a su templo. Se trataba de la imagen obra de Antonio Gutiérrez de León, titular de la hermandad hasta mediados de los años cuarenta. Procesionó sobre el trono de Nadales de los años veinte, otro trono que se había conseguido salvar, aunque fue modificado por,  una vez más,  Francisco Palma.

Servitas, a las diez de la noche, pasando por: Dos Aceras, carretería, Puerta Nueva, Cisneros, Especerías, Nueva, Puerta del Mar, Avenida del Generalísimo, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Plaza del Siglo, Méndez Núñez, Cárcer, Álamos, Dos Aceras, a su templo. Pocos cambios, inalterable. 

El Sábado de Gloria, media hora después de las Oraciones, se cantó una Salve solemne a María Santísima de los Dolores de Servitas en San Felipe. Finalmente, el Domingo de Resurrección salió el Santísimo Cristo Resucitado desde la iglesia del Sagrado Corazón a las once y media de la mañana. El recorrido: Compañía, Salvago, Especerías, Nueva, Puerta del Mar, Avenida del Generalísimo, Larios, Plaza de José Antonio, Granada, Plaza de la Merced, Victoria y Compás de la Victoria.

Concluía la Semana Santa de 1940, en la que habían procesionado diecisiete cofradías, solo cuatro menos que en 1931. La Agrupación de Cofradías presentó superávit en el mes de mayo de 1940 y el día 15 de ese mes se acordó la construcción de una monumental tribuna principal. La Semana Santa de Málaga había renacido. 

.

(1) No fue la primera vez que se estableció, sí en la totalidad del Estado. El propio artículo 1º de la Orden de 14 de mayo de 1939 indicaba: “Las provincias en que ya esté implantado [el régimen de racionamiento], lo conservarán, acomodándolo a lo que se dispone en la presente Orden”. Ello es así porque ya se había implantado en algunas zonas por Decreto de 5 de marzo de 1937.
(2) CARR, R. “España 1808-1939”. Barcelona, 1970.
(3) Obra de Martín Simón, había procesionado en 1939 a pesar de que ya se había emitido un primer informe desfavorable en aquel año.
(4) Diario Sur, Málaga, 9 de marzo de 1940.
(5) Diario Sur, Málaga, 12 de marzo de 1940.
(6) Diario Sur, Málaga, 17 de marzo de 1940.
(7) Es necesario tener en cuenta que el NO-DO no comenzó a producirse hasta 1942. Como precedentes, los noticiarios más implantados en España antes del NO-DO eran el hispano-alemán Actualidades UFA, que había sido creado en noviembre de 1940; el norteamericano Fox Movietone y el italiano Luce. Las emisiones de la Fox eran muy proliberales para el régimen franquista, el noticiario alemán era considerado inapropiado a medida que trataban de distanciarse del régimen nazi con el avance de la guerra mundial. Estas razones pudieron influir en la creación de un noticiario propio.
(8) Diario SUR, Málaga, 12 de marzo de 1940.
(9) Diario Sur, Málaga, 19 de marzo de 1940.
(10) Diario La Tarde, Málaga, 23 de marzo de 1940.
(11) Diario Sur, Málaga, 21 de marzo de 1940
(12) Diario Sur, Málaga, 14 de marzo de 1940
(13) Diario Sur, Málaga, 16 de marzo de 1940.
(14) CARRERA HERNÁNDEZ, D., “El Paso y la Esperanza 1890-1938”, en ÁLVAREZ GARCÍA, C. I., “Esperanza Nuestra”, Málaga, 1988, p. 155.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *