Semana Santa de 1938

Continuaba la Guerra Civil en nuestro país. Al finalizar la Cuaresma de 1938, las tropas de Franco avanzaban por tierras de Aragón y Cataluña, teniendo como objetivo inmediato la localidad catalana de Lérida. Mientras, en Málaga, se pretendía volver poco a poco a la normalidad, o al menos dar esa sensación. El comité ejecutivo de la Agrupación de Cofradías presentó a la asamblea general los actos a realizar en la Semana Santa, haciendo un llamamiento general a los cofrades para que apoyasen los mismos, intensificando los cultos internos. Los actos a realizar consistirían en ejercicio espirituales, organizados por el obispo Balbino Santos, y la procesión de penitencia el Viernes Santo, con la Virgen de Servitas y el Cristo Yacente de la Hermandad del Sepulcro, que partiría desde la Catedral (1). El piadoso ejercicio del Vía Crucis, organizado por la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de los Pasos en el Monte Calvario en la madrugada del Viernes Santo, y la procesión del Domingo de Resurrección, con la imagen del Santísimo Cristo Resucitado del convento de las Bernardas, completarían los actos de culto externo.

Y como esta Semana Santa de 1938 es la iniciación de una obra de restauración de aquellos valores perdidos o notablemente perjudicados por el odio de la república y del marxismo, es indispensable que la Agrupación de Cofradías, la entidad en la que se reúnen todos los procesionistas de Málaga, autora del gran proyecto, diga al pueblo de Málaga que en la próxima Semana Santa solo habrá una procesión de penitencia, recogimiento e invocación de la Misericordia Divina para que siga protegiendo la vida del Caudillo y adornando su preclara inteligencia en bien de la gran victoria de la gran España Única y Católica, procesión solemnísima del Santo Entierro y María Santísima de los Servitas. (2)

La junta de gobierno de la Agrupación había acordado que no procesionara ninguna cofradía para evitar situaciones desigualitarias entre ellas, ya que la mayoría, en momentos de incipiente reorganización, carecían de medios. Incluso, el propio obispo había indicado que solo procesionase la Virgen de Servitas, como en 1937. El hecho de incluir a la nueva imagen titular de la Hermandad del Sepulcro fue una decisión de la Agrupación, conocido el deseo de dicha hermandad. Sin embargo, el sentir de los cofrades del Sepulcro era distinto, en el sentido de no querer participar en una procesión conjunta al querer hacerlo separadamente. Tras diversas discusiones en el seno agrupacional, los deseos de la hermandad fueron satisfechos con un traslado previo de la iglesia de la Victoria a la Catedral.

No faltó el especial de Semana Santa, que se anunciaba en el diario Boinas Rojas, de la Falange Española Tradicionalista de la J.O.N.S., para el número del Jueves Santo.  Diario que tenía poco más de un año de vida y que se presentó a sus lectores de la siguiente forma en sus inicios el 9 de febrero de 1937: Apenas si hace veinticuatro horas que nuestras tropas entraban triunfalmente en Málaga y ya sale nuestro diario. Basta consignar el hecho para comprender el alarde de entusiasmo y de fuerza de voluntad que ello significa…somos un diario tradicionalista…que es tanto como decir español cien por cien, católico a machamartillo, enamorado fervoroso de todo lo que tan heroica y brillantemente defiende nuestro ejército (…)

Junto al anunciado especial del Jueves Santo, se iniciaba en este diario la publicación de una serie de entrevistas a los hermanos mayores, comenzando con Enrique Navarro Torres, presidente de la Agrupación y hermano mayor de la Archicofradía de la Expiración. El resurgir de la Semana Santa malagueña y la nostalgia por la edad dorada de los años veinte impregnaban todas ellas.

Las cofradías no escapaban a la nueva situación política y social de la ciudad tras la guerra. El hermano mayor de la Hermandad del Sepulcro hacía un llamamiento a sus hermanos para que asistieran en el cementerio de San Miguel al sepelio del hermano Carlos Simó, muerto en el frente de Jaén.

Malagueño…En esta hora suprema para España, cuando el triunfo final se acerca, implora la protección de la Santísima Virgen de la Victoria, para los soldados de Franco. Acude para ello a la Salve que en honor de nuestra Patrona se celebra todos los sábados en la Catedral, a las seis de la tarde. Malagueña…Adorna tu cara y muestra tu fervor católico con la mantilla la próxima Semana Santa. (3)

2
Ntro. Padre Jesús de la Sentencia [Foto: Boinas Rojas, 05/04/1938. Archivo Municipal de Málaga]

El Domingo de Pasión se celebró la solemne bendición de la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, siendo oficiada la misa por el señor obispo. En el ofertorio, los hermanos renovaron con arreglo a los estatutos su profesión de fe.

Martes 5 de abril de 1938: Lérida es, ya, más española que nunca. El alcalde de Málaga,  Enrique Gómez Rodríguez, recibió la visita de directivos de la Agrupación de Cofradías. Su presidente Enrique Navarro, acompañado de Jesús Vizcaíno, Alfonso Ahumada y Antonio Rodríguez Ramos, le hicieron patente su agradecimiento por la subvención recibida del Ayuntamiento y solicitaron la participación de la banda municipal de música, Guardia Municipal y del Cuerpo de Bomberos. Al día siguiente, tomaban posesión los nuevos gestores municipales, seleccionados al efecto por la Autoridad.

No fue la única visita cofrade que recibió el alcalde en aquellos días. Un representación de la Hermandad del Sepulcro acudió para invitarlo a la función religiosa del Viernes de Dolores en el Santuario de la Victoria, en la que sería bendecida la imagen de Nuestro Padre Jesús del Santo Sepulcro, obra del joven escultor granadino Nicolás Prados López. La imagen sería bendecida por el vicario general de la Diócesis, Francisco Martínez Navas.

66
Ntro. Padre Jesús del Santo Sepulcro, Cuaresma de 1938 [Foto: Arguval]

Llegó el Domingo de Ramos. A las seis de la tarde se celebró en la iglesia de los Santos Mártires la bendición de los sagrados titulares de la Archicofradía del Huerto, oficiando el coadjutor de la parroquia, Emilio Dupuy. La imagen del Señor había sido restaurada por Palma, siendo, igualmente, obra suya la de la Santísima Virgen (4)Una hora más tarde, en la iglesia de San Lázaro, se celebró la bendición de la imagen de María Santísima del Rocío, que gracias al heroísmo del Tesorero de la Hermandad, don José Pacheco, pudo ser salvada de las garras marxistas, escondiéndola en su domicilio (5). El templo estaba abarrotado de fieles, asistiendo al acto numerosos cofrades de las distintas hermandades de Málaga. En el presbiterio y rodeada de luces, se encontraba la bella imagen, siendo bendecida por el canónigo de la Catedral Rafael Contreras Morales.

El Miércoles Santo a las ocho de la noche se celebró la bendición de la imagen de María Santísima de la Esperanza en la Catedral tras su restauración por Adrián Risueño. Ofició el acto Andrés Coll y Pérez, dignidad del arcipreste del cabildo. Terminada la ceremonia religiosa, el señor Coll, vuelto al auditorio, invitó a todos a rezar fervorosamente una salve y, terminada esta, pronunció las siguientes palabras: Que Ella sea la esperanza de Málaga y de España.

5
Portada del número especial del Jueves Santo de 1938 [Foto: Boinas Rojas, 14/04/1938. Archivo Municipal de Málaga]

Jueves Santo y el especial está en la calle, con una fotografía de la imagen de María Santísima de los Dolores en la portada. Magnífica fotografía del estudio fotográfico Grecia, ubicado en el número 6 de la calle Duque de la Victoria, el cual destacaba por la ampliación de fotografías. No faltó en las páginas interiores el recuerdo para Antonio Baena, víctima de la furia marxista.  En su resurgir, nuestra Semana Santa será más solemne y brillante que en los años de feliz recordación. En la contraportada, el Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas de Pedro de Mena.

El Jueves Santo a las ocho de la noche se realizó el traslado de la imagen de Nuestro Padre Jesús del Santo Sepulcro desde la iglesia de la Victoria a la Catedral. Todo estaba preparado para la procesión del Viernes Santo, incluso las sillas. Así, en la calle Larios quedó instalado el servicio de sillas de hierro para el público, que abarcó también calle de Granada hasta el Café Madrid. En la entonces plaza de José Antonio, se levantó una tribuna costeada por el Ayuntamiento. Delante de la misma se colocaron filas de sillas para nuestros gloriosos heridos y enfermos de la guerra.

Era un Jueves Santo atípico, como lo venía siendo desde 1932, con la salvedad de 1935. A pesar de ello, las cofradías se esmeraron en lo que pudieron, exponiendo algunas de ellas a sus imágenes titulares en los tronos. Así fue el caso de la imagen de María Santísima de los Dolores de la Archicofradía de la Expiración en la iglesia del Carmen o de la Sentencia en la iglesia de Santiago. Las que no podían por haber perdido sus imágenes, expusieron los efectos procesionales que conservaban, como la Puente del Cedrón en la iglesia de San Juan.

A las cinco de la madrugada del Viernes Santo se realizó el Vía Crucis desde la iglesia de San Lázaro hasta la capilla del Monte Calvario.

1
Viernes Santo de 1938. El trono ante el desaparecido Cine Goya [Foto: Archivo Hermandad Santo Sepulcro]

Con la antelación debida debían concurrir todos los participantes en la procesión del Viernes Santo a la Catedral, provistos de su vela que podían adquirir en la antigua cerería de los Mártires. El acceso a la misma debían realizarlo los caballeros por la puerta izquierda de la plaza del Obispo y las señoras por la puerta que da acceso al Sagrario, situándose todos en las naves de la Basílica. Los asistentes podían ostentar los escapularios de sus respectivas hermandades o asociaciones.

La salida de la procesión fue  a las nueve y media de la noche, por la puerta de las Cadenas. Nuestro Padre Jesús del Santo Sepulcro fue procesionado sobre un armazón con forma de catafalco, habilitado por Palma; María Santísima de los Dolores, como siempre, sobre su sencillo trono. El cortejo, con largas filas rezando el Santo Rosario, recorrió el siguiente itinerario: San Agustín, Echegaray, Méndez Núñez, plaza de Uncibay, Calderería, Granada, plaza José Antonio, Nueva, Puerta del Mar, Alameda, Acera de la Marina, Larios, Granada, Duque de la Victoria, continuando la sección del Cristo Yacente hasta la Victoria y quedando la Virgen de Servitas en la Catedral.

Baste decir que la sagrada comitiva constituyó el más alto exponente de religiosidad de lo que debe ser una Semana Santa…Málaga ha vuelto a ser católica, a la vieja usanza, y de nuevo, con renacer viril, ha hecho pública confesión de fe. Así lo ha demostrado llenando nuestros templos y asistiendo en masa a la grandiosa procesión del Viernes Santo(6).

La Agrupación quería que la procesión del Resucitado pudiera llamarse la de los anhelos procesionistas. Manifestaron el deseo de que fuese el principio de la Semana Santa que ya para siempre tendremos; que la comitiva fuese un compendio de todas las que durante los días de la Pasión lograron aquellos desfiles inolvidables que dieron fama a la Málaga católica y típica.

La procesión del Resucitado salió a las cuatro y media de la tarde desde la iglesia del Sagrado Corazón. Recorrió las calles Compañía, Salvago, Especerías, Nueva, Puerta del Mar, Alameda, Acera de la Marina, Larios, Granada, Méndez Núñez, plaza de Uncibay, Casapalma, Álamos, plaza de la Merced, Victoria, al Convento de las Bernardas.  Por la estación de Radio Málaga onda corta, del Gobierno Civil, en la plaza de José Antonio fue instalado un micrófono por el que con todo género de detalles fue radiado el suntuoso desfile que llegó en torno a las ocho de la noche. La calle Victoria se hallaba, como todas, atestada de público, siendo verdaderamente apoteósica la entrada del Santísimo Cristo Resucitado en el Convento de las Bernardas, pues mientras las bandas de música y de tambores y cornetas interpretaban el Himno Nacional, los campanilleros repicaban y el público no cesaba de vitorear a España, a Franco y a la Semana Santa malagueña. (7)

resuci
Santísimo Cristo Resucitado saliendo de la iglesia del Sagrado Corazón en la tarde del Domingo de Resurrección [Foto: Archivo Municipal de Málaga]

(1) Cit. CASTELLANOS GUERRERO, J.A., “La Agrupación en la posguerra (1931-1960).Entre la reconstrucción y la crisis institucional”, en DE MATEO AVILÉS, E., et al., “75 años de la Agrupación de Cofradías. 1921-1996. Estudio histórico sobre la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga”. Málaga, 1996, p.216 (Archivo Agrupación de Cofradías. Juntas Generales, 8 de marzo de 1938.)
(2) Boinas Rojas,Málaga, 2 de abril de 1938.
(3) Ídem.
(4) Boinas Rojas,Málaga, 12 de abril de 1938.
(5) Hoja del Lunes, Málaga, 11 de abril de 1938
(6) Boinas Rojas,Málaga, 17 de abril de 1938.
(7) Hoja del Lunes, Málaga, 18 de abril de 1938.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *