POR LA GRACIA DE LA TELEVISIÓN

Noviembre de 1978. Se presentaba en la Semana de Cine de Autor de Benalmádena un mediometraje rodado por un joven malagueño, Carlos Taillefer. A la presentación acudieron numerosos cofrades, alentados por la temática del documental: la Semana Santa de Málaga.  Sin embargo, resultó ser una crítica voraz a la misma con ciertos tintes de demagogia, reflejando únicamente los aspectos negativos, que los habia y muchos. Cuarenta minutos de filmación que hacían mucho daño. Se cuenta que la mitad de la sala vitoreó al director, mientras que la otra mitad lo abucheó.

El cofrade malagueño tendría que enfrentarse de nuevo con aquella cinta, titulada Por la gracia de Dios. En 1985, cuando desde la Agrupación se reclamaba atención hacia nuestra Semana Santa por parte de Televisión Española (la única, en sus dos canales), que la obviaba en su programación desde hace más de veinte años, el ente público decidió emitir el premiado documental de Taillefer, incluyendo un debate posterior. Los calificativos que le mereció a la prensa este hecho fueron enumerados, literalmente, por la revista La Saeta. Entre ellos destacó la indignación.

Por la gracia de Dios
Detalle del anuncio de la emisión en el diario ABC [Foto: Diario ABC 19/07/1985]

Claramente suponía un paso atrás, máxime cuando se estaba mostrando a nivel nacional una imagen de nuestra Semana Santa que se estaba superando con gran esfuerzo. Quedaba mucho trabajo por hacer. La Agrupación de Cofradías, con Francisco Toledo al frente, se puso a ello y obtuvo sus frutos. Televisión Española retransmitiría en directo el Miércoles Santo de 1987 desde Málaga, y por la primera cadena.

Se estaba ante la gran oportunidad de mostrar a toda España que la Semana Santa de Málaga ya no era la del documental de Taillefer, que había cambiado; o, mejor dicho, que estaba cambiando ya que, por ejemplo, algunas cofradías seguían haciendo el tradicional descanso en la plaza de Arriola.

Se pretendía que salieran por televisión la mayor parte de las cofradías, celebrándose incluso una reunión el Lunes Santo para cuadrar horarios con ese fin. Además en ese año entraba en vigor el Reglamento para el desarrollo de los Desfiles Procesionales, que incluía sanciones económicas para castigar los incumplimientos.

Llegó el Miércoles Santo. Los vídeos, en su mayoría Beta, se dejaron grabando al salir a ver las procesiones de aquella noche. Era un hecho histórico, aunque ahora parezca raro. Nuestra Semana Santa se iba a ver en toda España y se sentía mucho orgullo por ello. Todo tenía que salir perfecto; incluso desde la prensa se pedía que la gente no cruzase por medio de las procesiones para que no pareciese aquello una feria, instándose a la autoridad competente a que, por otro lado, controlase el “ambiente” de la plaza de las Flores.

A las once y cuarto de la noche se realizó la conexión, y las cinco cámaras colocadas en la Alameda, Tribuna y Larios retransmitieron el paso de las cofradías. Los grandes focos iluminaban la noche malagueña, lo que llamaba mucho la atención. No estábamos tan acostumbrados.

Los comentarios corrieron a cargo de Joaquín Jesús Gordillo, de Televisión Española; José Luis Hurtado de Mendoza, cronista oficial de la Agrupación; y  Antonio Garrido Moraga, pregonero de aquel año.

4

La Hermandad de la Paloma se lució, igual que El Rico. Esta última cofradía quizá demasiado, ya que provocó un retraso que impidió que la Expiración llegase a la zona donde se encontraban las primeras cámaras. Y ello a pesar de que estaba preparada una toma en la que se verían a los dos titulares de la archicofradía, mientras Garrido Moraga recitaba un poema. Salvó la situación Joaquín Jesús Gordillo diciendo: “la Expiración es para verla en la calle”. Siendo cierto, ya no había otro remedio.

La retransmisión finalizó poco después de la una de la madrugada y fue calificada como un éxito por los responsables del ente público. La audiencia estimada fue de catorce millones de personas. A pesar de ello, no podían faltar las críticas, como las que decían que faltó una unidad móvil a pie de calle para recoger el ambiente.

5

La Archicofradía de la Expiración, como protesta por lo sucedido, retiró a sus representantes de la Agrupación de Cofradías. Volverían en el mes de junio quedando zanjado el asunto, aunque no los problemas de horarios.

Ya nadie se acordaba de aquel documental, se había mostrado una Semana Santa de Málaga distinta. El cambio tendría su gran hito al año siguiente con la apertura a las cofradías malagueñas de las puertas de la Catedral.

(Artículo publicado en el diario “La Opinión de Málaga” el 15 de marzo de 2014)

[Foto de portada: Diario ABC ]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *