Martínez Cerrillo y la Pollinica

La consecución de una nueva imagen de Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén era una prioridad para la junta de gobierno de la cofradía en el año 1941. Debían sustituir la imagen que realizase Martín Simón tres años antes, la cual no había obtenido la aprobación de la Comisión Artística Diocesana.

El autor sería seleccionado tras la celebración de un concurso cerrado, mismo procedimiento empleado anteriormente. Así, se pidió presupuesto a Adrián Risueño y Francisco Palma Burgos. Solo lo presentó este último, decidiéndose solicitar un segundo proyecto al joven escultor cordobés Juan Martínez Cerrillo. A finales del mes de septiembre de 1941, el hermano mayor, Enrique Prolongo Ramírez, presentó el dibujo del nuevo paso con figuras talladas en madera y ricamente decoradas, el cual fue aceptado por la junta, bajo un presupuesto de siete mil pesetas. Además, el artista se comprometió a realizar la borriquita y el pollinico de igual calidad que la talla del Señor (1).  El boceto presentado por el artista nacido en Bujalance era muy similar al de Palma, siendo determinantes las tres mil pesetas de diferencia entre ambos en unos tiempos de escasez económica.

1
Juan Martínez Cerrillo [Foto:cordobacofradiera.wordpress.com]

Juan Martínez Cerrillo (1910-1989) era un artista polifacético, de profundas convicciones religiosas, que no profesó en ninguna orden religiosa por no dejar a sus padres, como cuenta Juan Manuel Martínez-Cerrillo (2)Aprendió el oficio en el taller de Rafael Díaz Fernández, donde conoció a fondo la imaginería barroca y las diferentes técnicas empleadas en las mismas, especialmente la policromía, necesaria para poder llevar a cabo las restauraciones que le encargaban. Los conocimientos adquiridos le permitieron trabajar, mientras continuaba con su aprendizaje, junto a artistas como Fernández Andes o Juan de Ávalos. Su gran vocación y pasión fue siempre la pintura, pero se vio abocado a convertirse en escultor imaginero porque como él mismo decía: yo he sido lo que Córdoba ha querido que sea (3).

Con la alegría y el optimismo que le caracterizaban, en 1936 abrió su propio taller en la calle Santa María de Gracia de la capital cordobesa, abandonando el de su maestro Rafael Díaz. Cuando recibió el encargo de la cofradía malagueña, ya había realizado en 1939 una de sus obras más destacadas, la imagen de Nuestra Señora de la Paz y Esperanza de la capital cordobesa; trabajo realizado durante los permisos obtenidos durante la contienda civil. Igualmente, las imágenes de un Nazareno y una Dolorosa, de vestir y mediano tamaño, destinadas finalmente a la capilla del Sanatorio de San José de Málaga, perteneciente a la Orden Hospitalaria San Juan de Dios de la que recibió numerosos encargos en sus inicios.

2
Ntro. Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén, en fotografía de Molina publicada en “Semana Santa en Málaga” (1944) [Foto:@nosoloalameda]

Martínez Cerrillo entregó su trabajo en el mes de marzo del año 1943, dos meses después de que fuera bendecida otra de sus obras para la capital cordobesa y para su Hermandad de la Paz, la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia. Concibió la imagen de Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén con ropa tallada y estofada, empleando pino de Flandes. El domingo 11 de abril de 1943 fue bendecida la nueva imagen: A las ocho y media, en el altar mayor de la iglesia parroquial del Sagrario se celebró misa de comunión general, acercándose a la sagrada mesa numerosísimos cofrades y fieles en general. A las diez y media se celebró una solemne función religiosa, estando la oración sagrada a cargo del canónigo de esta S.I. Catedral don José Suárez Faura, que pronunció un bellísimo sermón (4). Por el párroco Francisco Sola Avilés se procedió después con las preces de ritual a la bendición, en cuya ceremonia actuaron como padrinos don Horacio Marra López y su esposa doña Victoria Muñoz, quien por cierto asistiría cincuenta años después a la eucaristía celebrada con ocasión de la efeméride.

A las cuatro y media de la tarde del Domingo de Ramos de ese año 1943, salió la cofradía. Batidores a caballo de la Guardia Civil y de la Guardia Municipal; banda de tambores y cornetas de la Escuela de Aprendices del Frente de Juventudes; maceros, bastoneros y campanilleros; estandarte; dos largas filas de niños vestidos de nazarenos llevando palmas y ramos de olivas; hermanos con dalmáticas, turiferarios y el estandarte de la Hermandad de la Paz de Córdoba representada en este desfile. Seguía a continuación el trono, artísticamente adornado con millares de flores blancas, sobre el que se destacaba la nueva imagen…después marchaba el clero y la cruz de la parroquia del Sagrario y la presidencia, constituida por el Señor cura párroco y representación del municipio, gobernador militar(…)(5)

4
Domingo de Ramos de 1943 [Foto:Arguval]

La satisfacción por el resultado obtenido, salvo en lo relativo a la borriquita, produjo que tras la Semana Santa de 1943, concretamente en el mes de mayo, se suscribiera un nuevo contrato con Martínez Cerrillo, para hacer efectiva la aspiración de la junta de gobierno consistente en un grupo escultórico completo: obligándose el escultor a hacer completamente nueva la borriquilla, las reparaciones de las pequeñas faltas en la imagen del Señor y se compromete a que el año próximo se lucirá el grupo al completo, o sea con tres figuras más de hebreos, todas en madera tallada y ricamente decoradas (6).

El artista cordobés cumplió con el nuevo encargo antes de la Semana Santa de 1944, donando una Dolorosa para que se le diese culto bajo la advocación de María Santísima del Amparo (7).

Antes de la Semana Santa de 1944, el grupo escultórico fue sometido al informe de la Comisión Artística Diocesana. Así, el 21 de marzo la cofradía lo solicita al señor obispo: (…) la Comisión Artística Diocesana emitió en el pasado año referente al grupo titular, fue sometido a la oportuna reforma, que ha sido realizada por el escultor don Juan Martínez Cerrillo, de Córdoba, quien asimismo y de acuerdo con el proyecto de grupo completo ha construido las tres figuras decorativas que han de formar el “paso”. Al propio tiempo sometemos al dictamen de la citada Comisión la nueva imagen de la Virgen del Amparo, también titular de la cofradía, debida a la inspiración artística del referido escultor, que ha sido donada a la Hermandad. En el antiguo colegio de San Agustín, el que ahora quieren derribar, fueron expuestas las imágenes para que pudieran ser visitadas por la comisión para su valoración. Dos días después, el informe emitido por los académicos de San Telmo fue de carácter desfavorable, al causarles una desagradable impresión las tres figuras decorativas; pero hubo cierta permisividad al tratarse de esculturas de valor puramente accesorio y a que todo lo relacionado con esta Cofradía debe aplicarse un criterio de suma benevolencia, dado su carácter infantil.  Por tanto, la comisión accedió a que en esa Semana Santa de 1944 figuraran en el trono las referidas tres figuras si bien sería conveniente encubrir o disimular sus grandes imperfecciones por medio de flores o plantas, sustituyendo por un paño blanco el que actualmente sostiene sus manos la mujer que aparece arrodillada y procurando además colocarla en el trono en forma de que su ademán no resulte irreverente (8). Así lo hicieron.

5
Domingo de Ramos de 1944 [Foto:@nosoloalameda]

Desde el año 1945, otro artista cordobés, Antonio Castillo Ariza, desplazó a Martínez Cerrillo, ya que le fue encargada la imagen de María Santísima del Amparo, la borriquita sobre la que va el Señor y la pollina, que sería colocada en el trono en 1949. Además, a principios de la década de los cincuenta del pasado siglo, las figuras del grupo fueron despojadas de los ropajes de telas encoladas, perdiendo la imagen del Señor el elaborado estofado que recubría la túnica de talla ceñida al cuerpo. A finales de la referida década, fue incorporada la imagen de San Juan Evangelista, obra de Pérez Hidalgo.

Martínez Cerrillo solicitó al Obispado la devolución de la Dolorosa que había donado y que no había sido bendecida, ni destinada para los fines que eran mi deseo.No pudo producirse la devolución, ya que nadie conocía el paradero de la misma. Misterio resuelto en 2010 al ser llevada al taller de Enrique Salvo para su restauración una Dolorosa que se venera en la parroquia de San Miguel de Guaro. El propio Enrique Salvo, junto con Salvador Reina y la inestimable colaboración del recordado Jesús Castellanos, descubrieron que esta Dolorosa que se procesionaba en aquella localidad malagueña, era la que fue donada por el artista cordobés.  

En 1985 son realizadas una nuevas manos por Suso de Marcos y el 31 de marzo de 1989 se encarga a José Antonio Navarro Arteaga la realización del cuerpo de talla completa del Señor, así como un nuevo grupo que habría de atenerse escrupulosamente al esquema codificado por Juan Martínez Cerrillo. Meses más tarde, el autor de la imagen que desde hace 75 años abre la Semana Santa malagueña fallece, dejando una prolija obra en la que Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén constituye un ejemplo paradigmático.

6
Juan Martínez Cerrillo y su gran pasión, la pintura [Foto:pasionpormontoro.blogspot.com]

 

(1) Cit. SÁNCHEZ LÓPEZ, J.A., “El alma de la madera. Cuatro siglos de iconografía y escultura procesional en Málaga”. Málaga, 1996, p.360 (Archivo de la Cofradía. Libro de Actas, T-4, Libro 1º, fol.45. Junta Directiva de 31 de octubre de 1941).
(2) “El padre de la Virgen niña”, Hemeroteca ABC de Sevilla, 28/02/2010 [En línea]. Disponible en: https://sevilla.abc.es [Consulta: 09/09/2018].
(3) DELGADO, P.J. “Juan Martínez Cerrillo, una obra consagrada al Arte” [En línea]. Disponible en: http://pasionpormontoro.blogspot.com [Consulta: 09/09/2018].
(4) Diario Sur, Málaga, 13 de abril de 1943.
(5) Hoja del lunes, Málaga, 19 de abril de 1943.
(6) Cit. SÁNCHEZ LÓPEZ, J.A.,Op.cit.. p.106 (Archivo de la Cofradía. Libro de Actas, T-4, Libro 1º, fol.97. Junta General Ordinaria de 12 de mayo de 1943).
(7) En la reforma de Estatutos de 22 de noviembre de 1930, se intituló la cofradía como se denomina en la actualidad: Real Cofradía de Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén y María Santísima del Amparo. Ya en los Estatutos de 1922 se recogía como “intercesora de las necesidades de todos sus hermanos a la Stma. Virgen María bajo la advocación del Amparo”. (“75º Aniversario de la reorganización de la Pollinica”, La Saeta,1997).
(8) CLAVIJO GARCÍA, A., “La Semana Santa malagueña en su iconografía desaparecida. 500 años de plástica cofradiera” Tomo 1. Málaga, 1987, p.29.

[Foto de portada: Nuestro Padre Jesús a su Entrada en Jerusalén (1944) (@nosoloalameda)]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *