Los carteles de Semana Santa de Luis Ramos Rosa

Como viene siendo habitual en los últimos años por estas fechas, corresponde escribir una entrada sobre el cartel. Tras las publicaciones en El Cabildo de “El primer cartel” (2016), “Carteles recurrentes” (2017) y “La fotografía como cartel oficial” (2018), continúo este año con una referida a los carteles de Semana Santa realizados por Luis Ramos Rosa. Merece la pena escribir sobre ello, no solo por la indudable calidad de este artista malagueño, sino también por la circunstancia de que sus obras son las que en más ocasiones han servido para anunciar oficialmente la Semana Santa de Málaga (1). Ello, a pesar de que nunca ganó el concurso convocado al efecto por la Agrupación de Cofradías.

Ramos Rosa nació el 11 de julio de 1903, en el corralón trinitario popularmente conocido como Casa de Matías, frente a la iglesia de San Pablo (2). Comenzó su aprendizaje muy joven, en el taller fundado por el párroco Francisco Vega, recibiendo nociones de dorado y policromía del maestro Antonio Barrabino, conocido artista en el mundo cofrade. Pocos años después, ingresó en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Málaga. Establecimiento de enseñanza oficial, donde se formó gracias a maestros como José Nogales Sevilla, César Álvarez Dumont o Antonio de Burgos Oms.

Aunque allí se dedicaba, principalmente, a la pintura de caballete, pronto destacó en el campo de la cartelística, difícil género en el que cosecharía multitud de premios.

Contaba con 24 años cuando en un artículo publicado en la conocida publicación Vida Gráfica (3), titulado Los últimos románticos, se hacía referencia a nuestro protagonista y a dos de sus compañeros y amigos, también alumnos de la Escuela: Juan Vargas y Luis Torreblanca. Se decía: “El patio del Instituto” es un bello cuadro de delicada factura que ha valido a Ramos Rosa un premio en metálico en una exposición que no ha mucho se celebró también en Córdoba. Luis Ramos es el pintor de la visión exacta: examinando los numerosos trabajos de este muchacho se puede comprobar este juicio mío. Hay en todos ellos luz, mucha luz, pero es una luz que no ciega porque, aprisionada por el artista  con un sentido muy justo de la realidad, nos atrae como algo muy nuestro, muy familiar.

1
Luis Ramos Rosa y Juan Vargas [Foto: Vida Gráfica. Archivo Municipal de Málaga]

Concluida la Semana Santa de 1928, la Agrupación de Cofradías acuerda por unanimidad la celebración de un nuevo concurso para seleccionar el cartel oficial de 1929 y de los años siguientes. Se acudía por segunda vez a esta fórmula, presentándose Ramos Rosa al mismo. Consiguió el segundo premio con su Ofrenda y, por tanto, anunciaría la Semana Santa del año 1930. Los colores vivos, fuertes, pero administrados sabiamente seguían siendo característicos en sus obras.

2

En 1929 continuaba en la Escuela de Artes y Oficios, organizada y dirigida pedagógica y administrativamente por la Dirección General de Bellas Artes del Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes. Las enseñanzas se impartían en dos locales diferentes: una sede central, en la calle del Marqués de la Paniega, 2; y una sucursal, en calle Torrijos (hoy Carretería), 109. La Sociedad Económica de Amigos del País postuló que, representando a Málaga, se expusiesen obras de los alumnos de la Escuela en la Exposición Iberoamericana de Sevilla (9 de mayo 1929-21 de junio de 1930). De Luis Ramos Rosa se expusieron tres carteles pintados al temple, dos de los cuales fueron publicados en la revista Vida Gráfica La Santa Cruz y Semana Santa (4). Este veterano alumno, especializado en el género, ha obtenido premios en concursos de carteles; en Madrid uno, dos en Barcelona y otros dos en Málaga (5).

3
Carteles de Luis Ramos Rosa expuestos en la Exposición Iberoamericana de Sevilla [Foto: Vida Gráfica. Archivo Municipal de Málaga]

Su carrera estaba lanzada y en la Cuaresma de 1930, año en el que su cartel iba a anunciar la Semana Santa de Málaga, colaboró ilustrando diversas publicaciones cofrades. Magníficos ejemplos lo constituyen las dos portadas de la revista Christus.

4
Portadas de la revista «Christus» [Foto: Archivo Municipal de Málaga]

Sobre todo la de 1931, donde plasma el detalle vanguardista de los círculos concéntricos de la magna aureola de un Crucificado, muy al estilo de Sonia Delaunay. Detalle que repetiría en otros carteles, aunque nunca abandonaría una dirección estilística marcadamente costumbrista-academicista (6).

Las colaboraciones se sucedían en otras publicaciones, como la reiterada Vida Gráfica o El Pregón. En el Catálogo del Museo de Bellas Artes de 1933, Salvador González Anaya, Federico Bermúdez, Antonio de Burgos Oms y Manuel Prados y López lo calificaban como maestro en la especialidad del cartel. El último de los citados, en el diario ABC de 13 de agosto de 1933 con motivo de ser elegido un cartel de Ramos Rosa para anunciar Las Fiestas de Málaga, decía: Luis Ramos Rosa es uno de los cartelistas españoles más y mejor recompensados. Desde hace algunos años, en los concursos nacionales de mayor importancia, la firma de este muchacho laborioso se mantiene en la primera línea del triunfo. Los que le vimos probar sus armas con fortuna en líneas locales sentimos ahora un júbilo sincero de paisanos y amigos…Ramos Rosa, esencialmente malagueño, busca en Málaga (y lo encuentra) el aval a los honores logrados fuera de ella.  

La Agrupación de Cofradías convocó en 1940 su tercer concurso oficial para elegir el cartel de la Semana Santa de 1941. Lo volvió a intentar y volvió a quedar en segundo lugar, por lo que Mi Morena sería el cartel oficial de 1942. Vuelve a aparecer una escena costumbrista al estilo de los años veinte, aunque con el oscurecimiento propio de obras de posguerra.

5

Desistió de participar en el concurso convocado en Málaga para 1947, haciéndolo en Cuenca donde resultó elegido para anunciar la Semana Santa de 1948. Cartel que recuerda a la portada de la revista Christus de 1930, incorporando los vanguardistas círculos concéntricos. Volvería a participar en el concurso convocado por la Agrupación para 1949. No obtuvo ninguno de los tres primeros premios con Verde Oro.

6

El primer puesto que se le resistía en Málaga lo conseguía en otras localidades. Dos carteles suyos anunciarían la Semana Santa de Granada en 1950 y 1951. Quizá los de Granada son una muestra de los mejores carteles de Ramos Rosa. El de 1950 con un magistral uso del color dentro de la gama de rosas y malvas tan característicos del autor, y el de 1951, con un estandarte-cartel cargado de virtuosismo pictórico (7).

7

Después de las composiciones fotográficas de 1952 y 1953, la Agrupación convoca un nuevo concurso para el cartel de 1954, pero esta vez solo para cartelistas malagueños. Ramos Rosa lo vuelve a intentar. Cuarto Dolor obtuvo mención honorífica, junto Con la venia, de Casares Goñi y Soria Martínez, mismos autores que el cartel ganador. A pesar de ello, Cuarto Dolor sería el elegido al año siguiente. Ese mismo año de 1955, ganó el concurso convocado en la localidad alicantina de Orihuela.

8

El verano de 1956 se convocó un nuevo concurso en nuestra ciudad para el cartel de 1957 y los años posteriores, nuevamente entre artistas malagueños. Volvió a quedar segundo, frente al magnífico cartel de Luis Bono, quien también fuera alumno de la Escuela; por lo que Bendición anunciaría la Semana Santa de 1958. El Nazareno del Paso con los círculos concéntricos protagonizan un cartel que constituye una gran muestra del género.

Al año siguiente, debía reproducirse el cartel que había quedado en tercer lugar, Mártir de Marín Zaragoza, pero no se llevó a efecto, siendo suplido por otro de los carteles que había presentado Ramos Rosa al concurso celebrado en 1956. Cartel para 1959 que aportaba muy poco al género cartelístico, con motivos muy repetidos, y que sería el último de este gran artista que anunciaría la Semana Santa malagueña. Solución de última hora que no le hacía excesiva justicia.

9

Murió el 6 de agosto de 1965. Recibió a lo largo de su carrera unos 65 premios, trofeos y distinciones: un premio extraordinario, 30 primeros premios, 15 segundos, 7 terceros, 10 menciones honoríficas y 2 accésits. Se hacía llamar pintor, pero no hay que olvidar que era también tallista, dorador, policromador y restaurador, desarrollando trabajos en estos ámbitos para las cofradías malagueñas. Hasta aquí este recuerdo a la obra cartelística de este artista malagueño para la Semana Santa.

.

(1) Cinco obras distintas de Luis Ramos Rosa se han empleado para anunciar la Semana Santa de Málaga. También en cinco ocasiones el autor fue José Morell, pero en este caso sus carteles de 1948 y 1960 son la misma obra, sin contar las semejanzas entre los de 1944 y 1945.
(2) SESMERO RUIZ, J., “Diccionario de pintores, escultores y grabadores en Málaga Siglo XX”. Málaga, 2009, p.343.
(3) Vida Gráfica, 16 de enero de 1928.
(4) Vida Gráfica, 22 de abril de 1929.
(5) Breve noticia de los trabajos de los alumnos de la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Málaga, que se exhiben en la Exposición Iberoamericana, de Sevilla, 1929.
(6) Círculos concéntricos que habían aparecido en el cartel del año 1925, obra de Manuel Fernández, con el seudónimo de Aristo Téllez.
(7) TORRES AGUILAR, F. “El Cartel de la Semana Santa de Málaga (1980-2008)”. Málaga, 2008.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *