JESÚS DEL SOBERANO DESPEDIMIENTO PARA LA PASIÓN

La reapertura de la abadía de Santa Ana del Císter ha sido sin duda una gran noticia, acrecentada por el traslado de la Hermandad del Sepulcro. Nos ha permitido volver a ver las imágenes a las que allí se rinde culto, como la imagen de Jesús del Soberano Despedimiento para la Pasión. Una placa junto a la misma nos indica su advocación y su autoría: Pedro Fernández de Mora (1638); igualmente, se señalan los años en los que sufrió restauraciones. Pero ¿cuál es la historia de esta imagen con tan peculiar advocación? ¿procesionó en alguna ocasión?

La advocación alude al adiós dado por Cristo a su Madre antes de marchar a Jerusalén a sufrir la Pasión. A diferencia de otros episodios de la vida de Cristo, el del Despedimiento no tiene sus fuentes textuales en los evangelios canónicos, ni tampoco en los apócrifos ni en La Leyenda Dorada. Se encuentran en la literatura mística de la Edad Media (hacia 1300), resultado de las profundas meditaciones que realizaron frailes pertenecientes a diversas órdenes religiosas, especialmente, la franciscana y jesuita. Uno de los ejemplos literarios más tempranos data del siglo XIV, y es la obra Vita Christi Redemptoris Nostri, debida al religioso alemán Ludolf von Sachsen (Ludolfo de Sajonia, El Cartujano, 1314-1378); trabajo que, traducido del latín al castellano por el franciscano fray Ambrosio de Montesinos (1448-1514) a petición de los Reyes Católicos, ejerció cierta influencia sobre los artistas del momento y posteriores. En el capítulo XXI de la referida publicación, El Cartujano escribe que: Cumplidos veynte e nueve años en los quales el hijo de Dios avía hecho vida penosa y menospreciada, y començados ya los treynta, quando Sant Juan baptizava y predicava antes que fuesse preso, dixo a su madre: Señora, tiempo es ya que vaya a glorificar e magnificar la gloria de mi padre e a manifestarme al mundo; porque ha grandes tiempos que estoy escondido y retraydo de la común conversación de la gente, y esme forçado obrar la salud de las ánimas; ca por esto me embió acá mi padre celestial. Y esto dicho recibió licencia y bendición della y del santo Joseph. E tomó su camino, partiéndose de la ciudad de Nazareth (…). (1)

IMG_6988
Jesús del Soberano Despedimiento [Foto: @nosoloalameda]

El jesuita Padre Luis de la Palma también recogió este pasaje de la vida de Cristo y María en sus escritos, concretamente en el capítulo V de su  Historia de la Sagrada Pasión, sacada de los quatro Evangelios; capítulo llamado Despídese el Salvador de su santísima Madre para ir a padecer.

En la pintura son diversas las interpretaciones que se han llevado a efecto de este pasaje, como es el caso de Lorenzo Lotto (Jesús Despidéndose de su Madre, 1521). Sin embargo, a juicio de Juan Antonio Sánchez López (2), ningún artista como el Greco supo extraerle tanto partido emocional, hasta el grado de haber dejado una versión de una profundidad psicológica y espiritual raras veces alcanzada en la historia de la pintura, conseguida a  través del juego de manos y miradas intercambiadas por los bustos de los dos protagonistas. Ciertamente, en el cuadro de El Greco (c. 1595), a diferencia de como había sido representado este pasaje por otros autores tanto en pintura como en el grabado, nos presenta la Despedida de Jesús de su Madre reduciendo únicamente a dos el número de personajes presentes en ella, dotando así la escena de una mayor espiritualidad e intimismo, logrando con ello alejar la tensión que en esos instantes sienten ambos ante el inminente inicio de la pasión y muerte de Cristo de la que son conocedores.

despedimiento el greco
Cristo despidiéndose de su Madre. El Greco, c.1595 (Museo de Santa Cruz-Toledo) [Imagen: globered.com]

En esta obra pudo tener su inspiración el autor de la imagen del Despedimiento de la ciudad de Málaga. El sevillano Pedro Fernández de Mora, discípulo de Martínez Montañés, la realizó en el año 1638 por encargo de la Hermandad de la Pura y Limpia Concepción. En la escritura de 30 de octubre de 1638 el artista, que vivía por aquellos años en la calle de los Santos Mártires, se obliga de hacer un paso del Despedimiento de Nuestro Señor Jesucristo de su Santísima Madre (…) que se ha de entender una hechura de un Cristo y una imagen de Nuestra Señora para vestidos al natural, armados con tornillos y andas, que asimismo he de hacer.(3) Ello evidencia que el destino de ambas imágenes, en su origen de candelero, era ser procesionadas. No era la primera vez que el artista trabajaba para la mencionada hermandad, ya que tres años antes ya había realizado una imagen de Nuestro Señor Jesucristo lavando los pies al apóstol San Pedro y el paso de la Cena, el cual era portado por 26 hermanos correonistas.

La Hermandad de la Pura y Limpia Concepción había sido fundada en torno a 1617 (se fusionaría siglos más tarde con la cofradía de  Jesús Orando en el Huerto) y tenía su sede en el convento franciscano de San Luis el Real; en 1635 se le agregó la Hermandad de la Humildad de Cristo Nuestro Señor y Redentor (Humildad y Paciencia); y en 1636, surgió como hermandad filial la del Santo Cristo con la Cruz a Cuestas.(4)

Procesionaba el Miércoles Santo, debiendo ser el cortejo de una gran magnificencia ya que se encontraba integrado, probablemente a mediados del siglo XVII, por las siguientes imágenes: Jesús del Soberano Despedimiento (Pedro Fernández de Mora, 1638); Sagrada Cena (Pedro Fernández de Mora); Nuestro Señor Jesucristo lavando los pies al apóstol San Pedro (Pedro Fernández de Mora, 1635); Coronación de Cristo Nuestro Redentor (José Micael Alfaro,1634), con tres sayones; Santo Cristo con la Cruz a Cuestas; y Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción. Para llegar a la ciudad cruzarían por la Puerta de San Francisco, la cual se encontraba frente al convento. Estas procesiones que incluyen una recopilación de pasajes manteniendo un orden cronológico aún se mantienen en localidades como Cuenca o Zamora.

Se tiene constancia de que hasta 1669 efectuaba su salida procesional, aunque todo hace pensar que lo seguía haciendo años más tarde ya que hay referencias constantes a esta Hermandad a lo largo de todo el siglo; es más, su importancia se refleja en el hecho de que en 1673 los franciscanos autorizaron que la imagen titular fuese colocada  en la parte central del nuevo retablo que se había hecho en la capilla mayor, tras la petición de los hermanos justificada en la devoción de la que gozaba la imagen.(5)

Convento San Luis el Real
Convento San Luis el Real, en el entorno de la plaza de San Francisco [Imagen: Trimálaga]

Desde el final del siglo XVII hasta el año 1730, se pierde el rastro de esta hermandad que procesionaba el paso del Despedimiento. En el referido año se cree que fue refundada, contando con otra imagen de la Concepción Dolorosa, la que sería destruida en 1931. Parece ser que las imágenes de Jesús y María en su Soberano Despedimiento para la Pasión se hallaban cedidas, a principios del siglo XVIII, en concepto de bienes de un patronato común a la Hermandad de Esclavitud Dolorosa, residente aún en el mismo templo franciscano.

En 1733 el grupo del Despedimiento se encontraba bastante deteriorado. En una escritura de aquel año se indica que “…por su antigüedad y por el atrazo y calamidad de los tiempos avían llegado a estar faltas de la desenzia que justamentte deben tener; así por lo que representtan como que la devoción de los fieles les deven dar, y por dichos motivos no era posible, sin mucho remedio, que pudieren volver a salir al público y que llegaría el caso de que se atrasazen más y se extinguieren por hallarze y totalmente ymposibilitadas de el uso para que se hicieron; y de distintos años a esta partte no averlas sacado por ello en la dicha procesión.” (6) Refleja que la hermandad depositaria, Esclavitud, llevaba varios años sin procesionarlas debido a su mal estado.

La situación causó el malestar del noble tutelar, Juan Pedrosa Coronado y Zapata Vastante, quien haciendo uso del mencionado patronato determinó ceder el misterio al convento del Císter, dado el empeño que la abadesa, Sor María de San José, en la recuperación de las imágenes. La cesión se llevó a efecto el 28 de junio de 1733; el patrono permitía que fuera procesionada por la Hermandad de la Esclavitud pero coartando en demasía la intervención de la cofradía. Así: (…) si no fuere a el fin sierto y verdadero de que salga en dicha proseción los citados Miércoles Santtos a la qual solamente an de ser llevados con la dicha desensia y aseo que lo hará y executtará la dicha Reverenda Madre Sor María de San Joseph y por su falta las relixiosas de dicho su combentto, pero acavada la dicha prosezión luego ynmediatamentte se le a de traer a la referida clausura, donde se conttinue su culto en el derecho tottal de propiedad pro averse devido a dicha Reverenda Madre la renovación de dichas ymágenes que ya estaban casi perdidas.(7)

X6504 (1)CA1940
Abadía de Santa Ana del Císter (c.1940) [Foto: Archivo Municipal de Málaga]

Debió producirse el desmembramiento para facilitar el acoplamiento de las imágenes en el templo, lo que unido a la profunda transformación que sufrió la imagen del Cristo como consecuencia de la “restauración”, financiada por la abadesa, trajo como repercusión la pérdida de toda la identidad iconográfica. La intervención llevada a cabo en el siglo XVIII debió centrarse, fundamentalmente en la mascarilla; el artista anónimo rehízo completamente la oreja derecha y algunas áreas del bloque craneano. Según Sánchez López: La boca entreabierta en ademán de hablar, el fruncido de las cejas y los ojos entornados recrean el gesto suplicante demandado por las escena representada. Igualmente el restaurador: se percibe en la saturación de las heridas y su artificiosa colocación sobre el rostro de la escultura. Imitando un grafismo corriente en los Ecce Homo de Pedro de Mena, el restaurador dispuso dos hilillos de sangre que, a modo de soga, confluyen en un punto del cuello. Asimismo, debió policromar y transformar en gotas de sangre las dos lágrimas de cristal, adheridas a las carnaciones originales.(8)

No existe constancia de que volviera a ser procesionada.

En 1972, el protector del convento cisterciense, Luis Pajares Vilches, financió la terminación total de la imagen alentando la sustitución del candelero por un cuerpo perfectísimo, incluso anatómicamente considerado, de forma que resulte un todo armonioso y auténticamente artístico; la definitiva transformación fue ejecutada por Luis Álvarez Duarte, quien añadió igualmente la corona de espinas y realizó una copia de las manos primitivas. Ya sí que había desaparecido completamente la iconografía originaria; sin embargo, la imagen del Señor presenta todavía uno de los detalles que Pedro Fernández de Mora incluyera al efigiar la iconografía primitiva y que denotaba que el autor conocía el trasfondo emotivo que la literatura religiosa relacionaba con la escena: las lágrimas de cristal en el rostro de la imagen, y ello a pesar de que fueron repintadas en las restauraciones posteriores para asimilarlas a gotas de sangre.(9)

Despedimiento
Jesús del Soberano Despedimiento [Foto: @nosoloalameda]

Málaga perdió su recreación de esta curiosa y emotiva escena, al igual que sucediera en Sevilla, Lucena o Antequera. En Sevilla era el paso titular desde 1688 de la extinguida hermandad homónima de la parroquia de San Isidoro; en Antequera, se alude a este paso en un inventario del año 1626 de la desaparecida Hermandad de la Humildad, la cual sacaba varios pasos (10); en Lucena, donde aún se conservan las imágenes aunque transformadas por el intento de representar El Encuentro, datan del siglo XVIII.

Únicamente se conserva la escena del Despedimiento desde el siglo XVII en un lugar con consabidos vínculos históricos con la ciudad de Málaga y con nuestra Semana Santa: la localidad siciliana de Trapani. El grupo conocido como La Separazione, que desfila cada Viernes Santo en la denominada Procesión de los Misterios, fue encargado en el siglo XVII por la Cofradía Penitencial de la Preciosa Sangre de Cristo –corporación que comenzó a construir sus veinte misterios en 1603–, y es obra del imaginero Mario Ciotta (1639-1724). El escultor plasmó este momento previo a la Pasión mediante la imagen de Cristo, la cual figura flanqueada por las efigies de la Virgen María, situada a su derecha, y la de San Juan Evangelista, localizado a la izquierda de su Maestro, formando así una bella Sacra Conversazione con unos personajes en actitud itinerante.  El paso fue confiado, mediante acta notarial de 6 de abril de 1621 al gremio de orfebres y joyeros, que se ocupa aún de su conservación y ornato. Se constituyó con la condición de que ningún otro paso podría precederlo en la procesión.(11)

Una muestra más de la influencia de ida y vuelta entre Trapani y Málaga,  como en el caso de la Puente del Cedrón.

LA SEPARAZIONE TRAPANI
La Separazione, Trapani (Sicilia) [Foto: www.amicideimisteriditrapani.it]

En España se procesiona este paso en una ciudad también con cierto vínculo con Málaga, sobre todo por la obra del genial Luis de Vicente: Cartagena, donde la Agrupación del Ósculo de la Cofradía California, desde 1998, procesiona La Despedida de Jesús de la Santísima Virgen.

despedida cartagena-
La Despedida de Jesús de la Santísima Virgen, Cartagena [Foto:damasportapasosdeladespedida.blogspot.com]

La obra de El Greco supuso, al igual que pudo suceder en Málaga, la inspiración para el paso de la Despedida de Jesús y su Madre, de la Hermandad de Jesús en su Tercera Caída, fundada en 1942 en Zamora.

la despedida Zamora
Depedida de Jesús y su Madre, Zamora [Foto: ssantazamora.blogspot.com]

Por último, es procesionada en la localidad tinerfeña de Garachico, datando del siglo XVIII.

garachico-viernes-santo-05
Despedimiento, Garachico (Tenerife) [Foto:paralalibertad.mforos.com]

Conservamos la imagen que realizara Fernández de Mora para una de las hermandades más pujantes y que procesionaba cada Miércoles Santo por las calles de la Málaga del siglo XVII. A lo mejor algún día se recupera esta original escena para la Semana Santa de Málaga, nunca se sabe. Entre tanto, lo mejor que podemos hacer es rezarle una oración cada vez que entremos en el Císter.

[Foto de portada:@nosoloalameda]

 

 

(1) LÓPEZ PLASENCIA, J.C., “El paso de la Hermandad del Despedimiento de a parroquia sevillana de San Isidoro. Fuentes e iconografía de un misterio desaparecido”. Laboratorio de Arte-23, 2011. pp.271-282
(2) SÁNCHEZ LÓPEZ,J.A., “El Alma De La Madera: Cinco siglos de iconografía Y escultura procesional en Málaga”. Ed. Real y Excma. Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Santo Suplicio, Santísimo Cristo de los Milagros y María Santísima de la Amargura. Málaga, 1996. pp.98-99
(3) Cit. LLORDÉN, A., “Escultores y entalladores malagueños. Ensayo histórico documental (siglos XV-XIX)”.Ed. Real Monasterio de El Escorial. Ávila,1960. p.211 (A.H.P.M. Escribanía de Marcos Gutierrez, año de 1638).
(4) FERNÁNDEZ BASURTE, F., “La procesión de Semana Santa en la Málaga del siglo XVII”. Ed. Servicio Publicaciones Universidad de Málaga. Málaga,1998. p.189.
(5) LLORDÉN, A. y SOUVIRON, S., “Historia documental de las Cofradías y Hermandades de pasión de la ciudad de Málaga”. Málaga,1969. pp.464-469.
(6) Cit.SÁNCHEZ LÓPEZ,J.A., Op. cit., p.100(AHPM Escribanía de Diego de Cea Bermúdez, año de 1733. Legajo 2445).
(7) Ídem.
(8) SÁNCHEZ LÓPEZ,J.A., Op. cit., p.320-321
(9) Ibídem, p.321
(10) En un artículo de Alfonso Vázquez, publicado el 17/04/2014 en el diario “La Opinión de Málaga”, se indica que el profesor Juan Antonio Sánchez López afirma que la extinta Hermandad de la Humildad de Antequera contaba con diversos pasos como el Despedimiento, la Oración del Huerto, Ecce Homo y la Virgen de los Desamparados. Según el profesor, la imagen del Ecce Homo sería el Cristo de Medinaceli de la iglesia parroquial de Santiago; y la de la Virgen de los Desamparados sería la actual imagen de la Soledad de Santo Domingo. En lo que respecta a esta última imagen, ello también es afirmado por Jesús Romero Benítez (“Antonio del Castillo. Escultor antequerano 1635-1704”. Ed. Chapitel. Antequera, 2013. p. 95)
(11) LÓPEZ PLASENCIA, J.C., Op. cit. p.283

Comments: 1

  1. José_999 says:

    Yo he visto esa imágen cuando entré a la capilla. Muy interesante la historia. ¿Y la virgen que se encuentra en frente era la que iba con este cristo?
    Si se recuperara esta hermandad, su salíd pegaría el sabado antes del domingo de ramos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *