Hilo musical

Nadie duda de la relevancia que tuvo Alberto Escámez López para la música procesional, creador de un estilo, una auténtica revolución en las marchas para cornetas y tambores; ni de su papel determinante para que la banda de cornetas y tambores del Real Cuerpo de Bomberos de Málaga sea la madre y maestra, como pionera en el estilo denominado a cuatro voces, ampliamente seguido en toda Andalucía.

Las dudas surgen en relación a la datación y dedicatoria de algunas de sus composiciones. Dudas prácticamente resueltas, existiendo cierto consenso, en lo que respecta a cuáles fueron sus primeras marchas, al menos de las que se tiene constancia hasta ahora: «Virgen de la Paloma» (1923), «La Milagrosa» (1923) (1), “La Soledad” (1924), “Virgen del Mayor Dolor”(1924) o “La (E)Vocación” (1924). 

Ya en 1922, el músico linarense no pasaba inadvertido en nuestra ciudad a la que había llegado cuatro años antes.

1
La Unión Ilustrada, 05/04/1922 [Biblioteca Nacional de España]

Se publicó una composición suya en la conocida La Unión Ilustrada, nada que ver con la música procesional que lo haría célebre, ya que se trataba de un fox-trot para piano que había compuesto en honor de José Navas Ramírez, “Zaragüeta” (2). La sección de Música del presente número va enriquecida con un lindo e inspirado fox-trot, original del joven compositor Alberto Escámez…como a pesar de su juventud es ya copiosa la labor musical del señor Escámez, confiamos en que la merced que ahora nos hace no será la última y podremos insertar otros trabajos de este original compositor (3)En 1923 publicaría en la revista La Saeta la partitura de una marcha dedicada a esa publicación, que sería adaptada posteriormente como “La Milagrosa”.

2 saeta 1923
Revista «La Saeta», 1923

Dicho esto, la pregunta que corresponde es ¿y antes de Escámez qué interpretaban las bandas de cornetas y tambores en las procesiones de nuestra ciudad? Aunque los datos son escasos, se suele decir que el tipo de marcha reinante eran piezas simples y elementales de origen militar.

No siendo ello incierto, parece ser que en la Málaga de 1920 gustó mucho la marcha “El Cetro”, estrenada en aquella Semana Santa por la banda de cornetas y tambores del Regimiento Álava nº 56.  (…) que en la pasada Semana Santa obtuvo un merecido y justificado éxito por el público malagueño, que premió la labor de dicho autor con aplausos en las distintas ocasiones que fue interpretada (4)Este regimiento se incorporaba en ese año a la guarnición de Málaga procedente de Cádiz, tras una breve estancia en Jerez de la Frontera.

El autor de esta exitosa marcha fue Gaspar Sariot Torres, quien era cabo de cornetas de la banda de cornetas y tambores del Regimiento Álava nº 56 desde el año 1913 (5). La única procesión en la que participaron en 1920 y en la que debió producirse el estreno, al menos en la única en la que se indica de forma expresaen la prensa, fue el Miércoles Santo con la Archicofradía de la Sangre, cerrando el cortejo.

Dado el éxito, Sariot compuso una nueva marcha para la Semana Santa de 1921, titulada “Oración del Huerto”. No dudamos que esta nueva composición constituirá la nota de actualidad en estas festividades (6). Marcha dedicada a la cofradía que se interpretaría el Lunes Santo por la banda de cornetas y tambores del Regimiento Álava, cerrando el cortejo tras Nuestra Señora de la Concepción Dolorosa; la banda de cornetas y tambores del Real Cuerpo de Bomberos abría el mismo. Estreno que suscitaba expectación: (…) la que interpretará una marcha dedicada a la Cofradía, la que seguramente ha de llamar la atención del público (7).

En esa Semana Santa de 1921, esta banda de cornetas y tambores del Regimiento Álava, quizá interpretando la nueva marcha de Sariot, participó el Miércoles Santo abriendo la procesión de la Archicofradía de la Expiración. También lo hizo el Jueves Santo con la Archicofradía de la Esperanza, tras “El Moreno”; ya que tras el trono de María Santísima de la Esperanza iba la banda de música del mismo regimiento. Banda de música cuyo músico mayor era por aquel entonces Francisco Soler Ridaura. Sí, ya habían pasado algunos años desde que, probablemente a inicios del siglo XX, compusiera “La Grave”.

4
Banda de música del Regimiento Álava nº56, año 1928. Por aquel entonces era director Eusebio Rivera [Foto: Vida Gráfica. Archivo Municipal de Málaga]

Sigamos pues con el hilo. Francisco Soler, músico valenciano, terminó sus servicios en el mencionado regimiento en Málaga en el año 1927, pasando a la vida civil. Poco después sería nombrado director interino de la Banda Municipal de Música de Málaga, cargo que ostentó poco tiempo debido a discrepancias con los músicos de la banda, aunque no por ello abandonó nuestra ciudad. Lo que no sabemos es si estaba entre los detractores de las marchas que interpretaba la banda municipal en Semana Santa, la cual se encontraba en pleno proceso de reorganización. Sí, había detractores, que manifestaban sus peticiones, quejas o sugerencias como tenía que ser, escribiendo una carta al periódico.

Así, en la Cuaresma de 1931 varias ciudadanos escriben a La Unión Mercantil para que hiciera pública una petición dirigida al director de la banda, Antonio Palanca, con el siguiente contenido (8)Que la notable agrupación artística que dirige deje oír en las procesiones de Semana Santa, de cuyas comitivas forme parte, marchas que son tan populares, tan bonitas y se adaptan tanto al ambiente andaluz, a pesar de su carácter de fúnebres, como las tituladas “Al Calvario”, “Pobre Carmen”, “Perdón” y otras que tienen melodías que llegan al alma del público. Parece que no solo de cornetas y tambores vivían los malagueños y sus gustos musicales, en cuanto a marchas procesionales, también eran diversos en aquellos años.

Desconocemos si la petición fue atendida y en la Semana Santa de Málaga de 1931 la banda municipal interpretó las marchas “Al Calvario” (1891), de Enrique Calvist Serrano, o “Pobre Carmen”(1897), de Eduardo López Juarranz. Lo que sí sabemos es que una semana después de esta petición pública, aún en Cuaresma, la banda municipal suspendió el concierto de presentación que tenía previsto tras su reorganización. Dejaron plantados a todos los que asistieron a escucharla y, cómo no, hubo una queja dirigida al concejal delegado de la banda municipal (9).

No podía concluir un hilo musical sin música y lo propio es escuchar cómo sonarían en aquella época dos de las marchas que se solicitaron por aquel grupo de malagueños. Ambos cortes son extraídos de las grabaciones de saetas que solían incluir marchas al final de estas.

“Pobre Carmen”(1897), de Eduardo López Juarranz [Grabación en cilindro de cera 1899-1901. Sociedad Anónima Fonográfica (Madrid)]

“Al Calvario” (1891), de Enrique Calvist Serrano [Grabación 1910-1921]

(1)Fue presentada como “La Saeta” en la revista La Saeta de 1923, la cual más tarde sería adaptada por el propio Escámez.
(2)El malagueño José Navas Ramírez (1863-1930), hijo predilecto de Málaga en 1926. Aficionado al teatro, se dedicó a la literatura y el periodismo, siendo director de varias publicaciones malagueñas como La Unión Republicana, El Noventa y Tres o La Unión Mercantil. Eran muy conocidas y celebradas sus columnas de tipo humorístico.
(3) La Unión Ilustrada, Málaga, 5 de abril de 1922.
(4) El Regional, Málaga, 20 de marzo de 1921.
(5) Diario Oficial del Ministerio de la Guerra de 27 de septiembre de 1913.
(6)El Regional, Málaga, 20 de marzo de 1921.
(7)La Unión de Málaga, Málaga, 21 de marzo de 1921.
(8) La Unión Mercantil,Málaga,13 de marzo de 1931.
(9) La Unión Mercantil, Málaga, 25 de marzo de 1931.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *