Hermandad del Santo Cristo de la Humildad -y Paciencia- (Santo Domingo)

En el año 1634 se constituyó esta hermandad como filial de la Hermandad de la Pura y Limpia Concepción en el convento franciscano de San Luis el Real, que se encontraba en la plaza de San Francisco. Según Llordén, el título oficial de la hermandad debió ser solamente de la Humildad, refiriéndose así en los estatutos, a pesar de la advocación de la imagen titular y su identificación popular para distinguirlo de otras.

Realizaba su estación de penitencia en el siglo XVII el Miércoles Santo, junto con la hermandad matriz.

En sus estatutos, que datan del 1 de marzo de 1691, se señalaba que los penitentes debían ir con túnicas de gunigas crudo, y una soga al pescuezo y otra a la cintura, y una corona de espinas sobre el capirote (…) Cuando salga la imagen del Santo Cristo de la Humildad por necesidad de agua o peste o por cualquier causa que padezca la ciudad, los hermanos que llevares a Su Majestad vayan descalzos de pies y piernas.

De igual modo se indicaba que: Sea el número de setenta y dos hermanos el que ha de tener esta Hermandad y para recibirlos se informen los celadores de la vida y costumbres del que hubiere de entrar que no sea hombre blasfemo, ni botador, ni pernicioso. En el siglo XVIII se obligó al voto inmaculista previo a la recepción de hermano.

En las constituciones mencionadas de 1691 aparecen adicionadas las siguientes advertencias del obispado de Málaga de 18 de marzo de 1692:  Adviértase que esta Hermandad se fundó en el año pasado de 1634, y parece, según algunas noticias, que aunque la imagen que tiene Jesús, es propia de ella, no se sabe ni las hay de quien las hizo, sólo sí que se ejecutó en una de las dos casas de la calle Santa María de esta ciudad, incluyo dentro el convento de agustinos de ella, de donde parece vinieron dos hombres de ejercicio de escultores, según dijeron, aunque sin ser conocidos, pretendiendo los hermanos mayores de aquel tiempo hacer un Ecce Homo.

De la actividad de la hermandad en el siglo XVIII son pocas las noticias que tenemos, solo que en 1830 era hermano mayor Domingo Lara; el cual, en instancia que dirige al concejo, solicita permiso para efectuar un enterramiento en los nichos de la hermandad.

Con motivo de la exclaustración de 1835, señalaba el padre Llordén, probablemente se extinguió. Opinión generalizada, apuntando incluso el profesor Clavijo que la imagen se trasladó a la iglesia de San Agustín donde desapareció en 1931. Con ello se consideraba que la Hermandad de la Humildad de Santo Domingo, de la que se tenían noticias desde el siglo XIX, era otra hermandad diferente.

Sin embargo, Andrés Camino reveló en 2009 (La Saeta de Otoño) que en el año 1837 seguía estando en San Luis el Real la hermandad que historiamos. Además, constató que en 1839 se trasladó esta hermandad a la iglesia de Santo Domingo. La clave de ello la dan dos nombres: Juan Hurtado y Bartolomé Moreno. Ambos figuran, respectivamente, como mayordomo y albacea de la Hermandad de la Humildad en 1837 en San Luis, y en 1839 en Santo Domingo.

Por si queda alguna duda, en las constituciones de 1891 de la Hermandad de la Humildad de Santo Domingo, se hace referencia a una anterior fundación en el extinguido convento de San Francisco (San Luis el Real).

Por tanto, esta era la imagen titular de la Hermandad de la Humildad y Paciencia  fundada en 1634 en San Luis el Real y que tras la exclaustración pasó a Santo Domingo.

HUMILDAD SAnto domigo
[Foto: Revista La Saeta]

La imagen titular era obra anónima, probablemente del siglo XVII, que según el profesor Clavijo respondía iconográficamente a un “Cristo Varón de Dolores” en actitud sedente, con corona de espinas y peluca natural.

Recibía culto en la capilla que hoy ocupa la primera imagen de María Stma. de la Estrella dentro del templo dominico. Se veneraba en el altar central de la mencionada capilla; en el de la derecha se encontraba la imagen de la beata Juana de Aza; y en el del lado del evangelio, la del beato Posada. La imagen contaba con gran arraigo devocional, contando la hermandad en 1841 con más hermanos que la de la Soledad de Santo Domingo. La disolución de la misma se debió producir entre los años 1916 y 1923. La imagen desapareció en mayo de 1931.

IMG_1008
Estado actual de la capilla que ocupó, en Santo Domingo, Humildad y Paciencia [Foto:@nosoloalameda]

Vínculo con la iglesia de San Agustín.- Pero, ¿a qué se pudo deber la confusión del profesor Clavijo al pensar que pudo acabar la imagen de Humildad y Paciencia en San Agustín? Quizá se debió a la existencia en aquel templo de otra imagen, por la existencia allí del llamado Cristo de la Paciencia.

Según el archivo Díaz de Escovar, en la iglesia de San Agustín se dispusieron capillas dedicadas a diversas advocaciones, entre ellas la del Cristo de la Paciencia que era la última capilla del lado de la Epístola, la más próxima al Presbiterio. Esta capilla fue otorgada en 1596 a Juan Bravo de Guzmán, como recuerda una lápida que aún se conserva. Intervinieron en la escritura de compraventa el propio Juan Bravo y su cuñado, Pedro Barón Godino.

Como consta en diversos documentos, la capilla era conocida indistintamente como la capilla del Cristo de la Paciencia, del Cristo de la Humildad, o del Santo Cristo de la Paciencia y Humildad.

Allá por 1634 la iglesia del convento de San Agustín era una de las preferidas como enterramiento por la alta sociedad local, obteniendo por ello grandes ingresos para la realización de obras. Curiosamente, en el entorno de San Agustín se sitúa la leyenda sobre la realización de la imagen titular de la Hermandad de la Humildad y Paciencia de San Luis el Real (leyenda adicionada por el obispado a las Constituciones de 1691) cuya fundación data, como hemos dicho, de 1634. ¿Había alguna vinculación de los fundadores de la hermandad con el convento agustino?, o ¿tuvo algo que ver en la advocación de la nueva hermandad la imagen del Cristo de la Paciencia del convento de San Agustín? Es posible; incluso cabe la posibilidad de que la imagen sobre la que versa la leyenda era originariamente la que se encontraba en San Agustín.

La últimas noticias que se tienen de este Cristo de la Humildad y Paciencia de San Agustín son de 1811, y proceden del testamento de Joaquín Bernardo Schumager de Rueda, y en él se declara patrono legítimo de la capilla, bóveda y enterramiento del Señor de la Humildad y Paciencia, sita en la iglesia de San Agustín de esta ciudad. Gracias a este documento se conoce que el citado Schumager conservaba en su propia casa a la sagrada efigie con decoro, culto y decencia que puede. La razón se detalla igualmente: desde que ocurrieron en esta ciudad las novedades que son tan notorias con el motivo de la ocupación que sufre por las tropas francesas…

Se desconoce si la imagen volvió al templo con posterioridad. En la Guía de Málaga de 1898 no se cita entre las imágenes a las que allí se rendía culto; sin embargo, en la relación de imágenes que existían cuando fue incendiada en mayo de 1931 (notas manuscritas que se conservan en el archivo Díaz de Escovar), se hace mención a un Ecce Homo.

Dejando a un lado la confusión del profesor Clavijo señalada anteriormente,  aportó esta fotografía, procedente de una colección particular, en cuyo reverso pone “Cristo de la Humildad y Paciencia”. Al no poder tratarse de la imagen titular de la hermandad que historiamos, quizá el profesor aportó sin saberlo la única fotografía existente del Cristo de la Paciencia de San Agustín.

HUMILDAD Y PACIENCIA - copia
Fotografía aportada por el profesor Clavijo [Foto:Arguval]

Afortunadamente, en 1987 comenzó un proceso de reorganización de la hermandad por un grupo de jóvenes encabezados por Juan Manuel Sánchez Quiñones, concluyendo con la constitución de  la Venerable Hermandad del Stmo. Cristo de la Humildad y Paciencia y María Stma. de Dolores y Esperanza.

Hermandad con raíces franciscanas, vínculo agustino y pasado dominico, que próximamente formará parte de la Agrupación de Cofradías de Málaga.

Fuentes: Revista La Saeta (2009) /ARCHIVO DÍAZ DE ESCOVAR, Fundación Unicaja.// CLAVIJO GARCÍA, A.,Semana Santa en Málaga (Tomo II) . Ed. Arguval, 1987 / JIMÉNEZ GUERRERO, J., La quema de conventos en Málaga. Ed. Arguval, 2006./ LLORDÉN,A. y SOUVIRÓN, S. Historia documental de las Cofradías y Hermandades de Pasión de la ciudad de Málaga. Ed. Ayuntamiento de Málaga – Delegación de Cultura, Libros Malagueños V, 1969./MANRIQUE, L., Las Capillas-Enterramientos de la iglesia de San Agustín de Málaga. Ed. EDES, 1996./ RODRÍGUEZ MARÍN, F.J., Málaga Conventual. Estudio Histórico, Artístico y Urbanístico de los Conventos Malagueños. Ed. Arguval, 2000.

[Foto de portada: Carta de Hermandad (La Saeta)]

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *