EL CRISTO DE PALMA

Málaga, mayo de 1938. El obispado aprueba la nueva junta de gobierno de la Congregación del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas y Nuestra Señora de la Soledad, bajo la presidencia de Álvaro Pries. Junta integrada en gran parte por muchos jóvenes, protagonistas de una forzosa regeneración. Se daba un gran paso en el proceso de reorganización y normalización de la vida de la congregación. En el mes de diciembre de ese mismo año falleció el congregante Francisco Palma García y la junta de gobierno, a principios de 1940, le encarga a su hijo de apenas veintidós años la hechura de la nueva imagen del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas. Palma Burgos, en poco tiempo, había adquirido suficiente experiencia y los encargos no cesaban. Ya había realizado la imagen del Santísimo Cristo de los Milagros, con un magnífico resultado, junto a diversos trabajos para la provincia; poco después recibiría el encargo de ejecutar la Piedad, siguiendo el molde dejado por su padre.

A pesar de la experiencia rápidamente adquirida, este nuevo trabajo no era nada fácil. Se había comprometido a crear una imagen que debía tener como modelo, e iba a reemplazar, a la que realizara Pedro de Mena. Aquella que causaba la admiración de cuantos la ven, como escribió Antonio Palomino en 1724; en la que pocas veces conseguirá el arte andaluz morbidez más suave, contornos más puros y proporciones más ajustadas y más hermosas, como expresaba Ricardo Orueta en 1914; y, sobre todo para él, la imagen a la que tenían devoción en su familia, especialmente su padre que intentó salvarla de la quema en 1931. Su padre, como dijo el propio Palma Burgos, era el último clásico que quiso salvar su historia y dio su vida como los buenos.

Tallando Cristo
Palma Burgos tallando el Cristo [Foto: “Vida y obra de Palma Burgos”]

Le encargaron que hiciera el Cristo de Mena y de sus gubias salió el Cristo de Palma. Se arriesgó al modelarlo dejando la huella de su impronta personal, introduciendo una serie de variantes respecto a la imagen realizada por el insigne artista granadino. Variantes como el cruzado del pie izquierdo sobre el derecho; el ceñir por completo el paño de pureza con un juego de plegados, anudando con un cordón más destacado y al lado derecho; la boca más entreabierta; o la correcta proporción de los brazos, en lugar de la bendita desproporción del Cristo de Mena, provocada por las características de la sala de profundis del convento de Santo Domingo, su destino originario. Empleó como modelo para cuestiones puntuales, como la musculatura, a un gitano conocido por el Sopas. Colocó en los pies de su Cristo el mismo clavo que atravesaba los pies del Cristo de Mena y que su padre rescató junto con una pierna de la genial imagen.

Trabajó en esta obra entre los años 1940 y 1941, concluyendo el día 11 de agosto. El 8 de marzo de 1942 sería bendecida en la iglesia del Santo Cristo de la Salud.

1942 (2)
Stmo. Cristo de la Buena Muerte y Ánimas en el interior de la iglesia del Santo Cristo (1942) [Foto: Archivo Municipal de Málaga]

En la Semana Santa el Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas volvía a estar expuesto desde el Domingo de Ramos, solo; como en 1925 cuando los congregantes decidieron por primera vez colocar al Cristo de Mena, desde el inicio de la Semana Santa, sobre un catafalco a fin de que muy de cerca pueda orarse ante él y admirar a la vez las innumerables bellezas de tan rica joya de arte (…) En el centro de ella, severamente tapizada y sobre lujoso túmulo de terciopelo, cubierto de violetas y rodeado de blandones de plata, descansa el Crucificado al que no es posible mirar sin religioso recogimiento, invitando la dulzura de su rostro y la belleza de su cuerpo a la meditación y al rezo (La Unión Mercantil, 07/04/1925). El público quedó prendado de la nueva imagen.

Semana Santa 1942
Semana Santa de 1942 [Foto: Congregación de Mena]

El Jueves Santo a las cuatro de la tarde salió el cortejo del interior de la iglesia del Santo Cristo de la Salud. El Cristo procesionó sobre un trono provisional montado por Palma Burgos, aprovechando elementos del anterior que realizara su padre en 1916 para el Cristo de Mena. La carencia de medios era importante y los hermanos, debido a la falta de túnicas, vistieron de traje oscuro, portando hachetas de madera con una pequeña medalla prendida sobre un lazo con los colores dominicos; hachetas que incluso portaban los hombres de trono de los varales exteriores. Francisco Palma Burgos acompañó en su recorrido al Cristo. A las ocho de la noche estaba prevista su entrada en la iglesia de Santo Domingo.

1942 Sem Santa
Stmo. Cristo de la Buena Muerte y Ánimas por calle Larios. Junto al trono, Palma Burgos (Jueves Santo 1942) [Foto: “Vida y obra de Palma Burgos”]

Después de once años de espera, había vuelto a las calles de Málaga y el pueblo siguió llamándolo Cristo de Mena. En la carta que envió en el año 1962 a su hermano José María, Paco Palma escribió: (…) y de esta forma, una noche de primavera, de esas que a Málaga acaricia, nuestro Cristo, el Cristo de Palma, ya no era de Mena, porque Mena, como premio al heroísmo de papá, le dijo: “Tú mereces que mi Cristo sea tuyo, tu hijo lo tallará para que Málaga nos recuerde como dos hermanos que amaron a su Cristo”.

Pepito, este es el momento para que Málaga sepa que el Cristo de la Buena Muerte de Mena, es ya de Palma, ganado en buena lid.

Así sea.

1942 por calle Nueva
Semana Santa de 1942, por calle Nueva [Foto: @nosoloalameda]

 

Fuentes: CLAVIJO GARCÍA, A.,Semana Santa en Málaga (Tomo  II) . Ed. Arguval, 1987 /MATEO AVILÉS, E. 75 años en imágenes. Núm. Extraordinario Boletín Congregación, 1990/ TORAL VALERO, F.,  Vida y obra de Palma Burgos. Ed. El Olivo, S.L. Úbeda ( Jaén), 2004.

[Foto de portada: Stmo. Cristo de la Buena Muerte y Ánimas en el interior de la iglesia del Santo Cristo (1942) – (Archivo Municipal de Málaga)]

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *