Semana Santa de 1976

A comienzos de 1976 se vivía en nuestro país una situación compleja. Tras la muerte de Franco el 20 de noviembre de 1975, dos días más tarde es proclamado rey de España Juan Carlos I de Borbón, quien ratificó el 13 de diciembre en la presidencia del Gobierno a Carlos Arias Navarro, aún con toda la estructura franquista intacta.Tiempos de incertidumbre, iniciando lentamente el camino de una transición democrática que tendría su primer gran logro con la Ley para la Reforma Política a finales de año. Nueve atentados de la banda terrorista ETA, en apenas tres meses, añadían más presión en los albores de 1976.

En ese escenario general, donde el cambio se respiraba y no se veía, y con la misma incertidumbre, los cofrades malagueños preparaban la Semana Santa. Parecía que todo seguía igual, aunque no era así. En la Cuaresma de 1976 las cofradías tenían varias preocupaciones.

La seguridad era una de ellas, llegando a pedir el obispo y el gobernador civil que se adelantaran los horarios. Decía el entonces hermano mayor de la Cofradía de la Paloma, Francisco Hermoso Bermúdez: Había miedo sobre todo en las cofradías de militares y el Alcalde adelantó los horarios. Desde luego la situación no estaba clara. No se sabía lo que podía pasar. Incluso, en sesión de junta de gobierno de la Agrupación de 10 de marzo, el presidente José Atencia advertía a la Archicofradía del Huerto que podía seguir con el mismo horario del año anterior, pero que declinaba por completo su responsabilidad en esta cofradía, sin que pudiera garantizar absolutamente nada.

El pregón de ese año pasó a la historia como el pregón del obispo y eso que no lo dió Buxarrais, sino el periodista Francisco Fadón. El señor obispo fue quien clausuró el acto celebrado el 1 de abril pidiendo a los cofrades que vendiesen todo aquello que no fuese estrictamente imprescindible para el culto. En junta extraordinaria de la Agrupación, celebrada cuatro días más tarde, se acordó contestar al obispo. En el escrito se explicaba lo inútil de la venta de los bienes cofrades y la realidad económica de la Semana Santa, recordando lo inoportunas de las palabras del prelado, defendiendo que los bienes de las cofradías eran del propio pueblo. Con todo ello, se ratificaban los cofrades en el respeto a la jerarquía eclesiástica, pero pedían claridad en las órdenes. El día 6 de abril Buxarrais recibió a todos los hermanos mayores, celebrándose una reunión muy tensa, reunión que incluso estuvo a punto de abandonar el señor obispo. Una vez oído el pensamiento cofrade, dio marcha atrás y se publicó una nota oficial por el Obispado rectificando y aclarando que sus palabras no iban dirigidas contra las cofradías ni las procesiones.

escanear0002
Acto del pregón de 1976. Tras el obispo, la nueva imagen del Nazareno de Viñeros [Foto: Archivo ACC]

Los ataques a los cofrades no quedaron ahí, también fue repartido durante la Cuaresma un Manifiesto de Semana Santa de grupos de juventud cristiana malagueña a la opinión pública, donde se atacaba directamente a las cofradías.

En el especial del diario Sur, José Atencia habló sin tapujos de los problemas. Afirmó que: La Semana Santa no decaerá nunca mientras los malagueños seamos religiosos en lo católico y, en lo cultural, andaluces. Quieren que la Semana Santa desaparezca los que ni nos entienden ni nos quieren, los que no han querido el diálogo esclarecedor, los sectarios y los que se creen mejor que los demás. Se le preguntó si había demasiadas cofradías y tronos, contestó que hay las cofradías y tronos que han querido los malagueños; habrá más cuando el pueblo así lo quiera y necesite, y habrá menos cuando el pueblo vaya ignorándolos.

No había desaparecido el problema de los hombres de trono pagados, como resumía el presidente de la Agrupación: En nuestros entrañables hombres de trono, como en tantos otros sectores de nuestra población, hay mayores necesidades que pasados años…Solo eso, mayor sed y la misma agua. A pesar de ello, la incorporación paulatina de los jóvenes a los varales contribuía a que la transición no fuera traumática.

El cartel elegido para anunciar la Semana Santa fue una fotografía del Santísimo Cristo Mutilado a su paso por la plaza del Obispo, con la torre de la Catedral al fondo. El autor de la misma, Ricardo Ballesteros.

escanear0001
Cartel de la Semana Santa de Málaga de 1976

No todo fueron problemas en la tensa Cuaresma de 1976. Se publicó el libro Semana Santa en Málaga del padre Federico Gutiérrez, anunciándose como un libro-guía casi definitivo. Como él mismo indicaba en el prólogo, no era un libro de historia de las cofradías ni de la Semana Santa. Demostró con creces que se podía hacer algo distinto a lo que se había hecho hasta ese momento.

Un joven de diecinueve años, llamado Miguel Rus Sánchez, mostraba su afición por hacer tronos en miniatura, llevaba solo hechos el del Rescate y el de la Sentencia. Manifestaba en una entrevista, que le realizó Rafael Cortés, que su intención era hacer todos los de nuestra Semana Santa, pero cuando volviera del servicio militar.

El rosario de la aurora de Fusionadas, con la imagen de María Santísima de Lágrimas y Favores, abrió el Domingo de Ramos. El suplemento dominical de ABC de tirada nacional incluyó en su portada un primer plano de la imagen de María Santísima de la Esperanza. En páginas interiores, en el especial La Semana Santa en el mapa de España, se incluían fotografías de Nuestro Padre Jesús de la Humillación y Perdón, Nuestro Padre Jesús Nazareno de los Pasos en el Monte Calvario y María Santísima de los Dolores.

A las cuatro y media de la tarde salió la Pollinica, con los sones de la banda de cornetas y tambores de la Cruz Roja. Tras el trono del Señor, la banda infantil de música del colegio Gibraljaire; trono portado por cien jóvenes cofrades, mientras que el de María Santísima del Amparo lo era por hombres de trono.

En la Hermandad del Prendimiento los dos tronos fueron portados por alumnos de la Institución de Formación Profesional Francisco Franco, siendo muy animado el encierro en la plaza de Capuchinos. Después de las seis de la tarde, salió la Cena desde la capilla de la estación. El trono del Señor fue portado por doscientos jóvenes cofrades y el de la Virgen por ciento setenta hombres de trono. Participaron las bandas de cornetas y tambores de la Guardia Civil de Melilla y la banda de Alicante, que venía por primera vez a Málaga y fue muy solicitada en esta Semana Santa. El trono de Nuestro Padre Jesús Orando en el Huerto fue portado por doscientos hermanos y el de la Virgen por ciento cuarenta hombres de trono. La banda de la Policía Armada iba una vez más en el cortejo de esta cofradía, junto con la de la Guardia Civil.

El Lunes Santo amaneció lluvioso, lo que no restó público a la Misa del Alba y posterior traslado a los tronos procesionales de la Cofradía del Cautivo que se encontraban en el tinglao de calle Sevilla. Hicieron parada ante el ambulatorio y todo el personal, médicos y auxiliares, estuvieron presentes para tributar sentido homenaje a la imagen…No faltaron saetas y las bengalas.

Por la tarde el tiempo fue mejorando, aunque cayó algún chubasco que provocó que todas las cofradías retrasaran una hora su salida. Estudiantes abrió la jornada, presentando nuevos enseres procesionales y numerosas promesas tras las imágenes. Una vez más, el Santo Cristo Coronado de Espinas fue portado por hermanos estudiantes, en su mayoría universitarios, y el de la Virgen por hombres de trono. La Banda Municipal de Música, dirigida por Perfecto Artola, interpretó durante el recorrido el tradicional Gaudeamus Igitur.

A la misma hora que Estudiantes, siete de la tarde, iniciaba su recorrido la Archicofradía de Pasión, siendo portados cada uno de los dos tronos por noventa hermanos. La banda de cornetas y tambores de Aviación y la de la Cruz Roja formaron parte del cortejo.

Durante la tarde había sido incesante el público que acudía a ver cómo se preparaban los tronos de la Cofradía del Cautivo, entre ellos, el alcalde Cayetano Utrera Ravassa y su esposa. Más tarde de la hora prevista fue la salida. Se estrenaron nuevas túnicas de nazarenos y diez ánforas de plata en el trono de María Santísima de la Trinidad.

1977
María Santísima de la O bajo el palio estrenado en 1976 [Foto: Diario Sur]

La atención se trasladaba a la plaza del Teatro, desde donde salía la Hermandad de la Columna a las ocho y media. El trono de María Santísima de la O contaba con nuevo palio, regalo de los señores Portillo y Queipo, cuyas ricas barras son obra de artesanía, labradas por los Hermanos Henestrosa de Antequera. En el cortejo participaron representaciones de las peñas Juan Breva, Los Romeros, El Duro y Casa de Barcelona en Málaga. El hermano mayor, Juan García Soto, mostraba su agradecimiento a los muchos benefactores de la cofradía, entre ellos el artista Miguel de los Reyes. La música corrió a cargo de las bandas de la Guardia Civil y de la Organización Juvenil de Tolox.

Martes Santo. El conflicto existente entre el sector más progresista de la Iglesia y las cofradías quedó reflejado en la prensa. El diario Sur publicaba el 13 de abril, Martes Santo, en la misma página dos escritos: por un lado, el presentado por un grupo de ochenta sacerdotes (Coordinadora de Pastoral Popular) y dirigido a los responsables de las cofradías procesionales de Semana Santa; y por otro, la respuesta dada al mismo por un grupo de ochenta cofrades.

Ambos escritos presentaban las posiciones tan distantes existentes en ese momento, acusando en el primero de ellos a la religiosidad popular andaluza de masoquismo religioso. El Jueves Santo se publicaría un escrito de rectificación y puntualización, aunque más bien fue una contrarréplica de la Coordinadora de Pastoral que se había sorprendido por el hecho de que su escrito se hiciera público. El Viernes Santo volvieron a contestar los cofrades en la prensa.

diario sur
Diario Sur (13/04/1976) [Archivo Municipal de Málaga]

Aunque el clima cofrade estaba enrarecido, el Martes Santo lució el sol. A las siete en punto de la tarde se puso en la calle la Cofradía de las Penas. El paso del Cristo, severo, magnífico, fue acogido con la mayor devoción y no faltaron las saetas desde cualquier rincón. El Rescate rindió nuevamente un sencillo y respetuoso homenaje a la señora que protegió a la imagen de la Virgen de Gracia al llevarla a su domicilio cuando el trono quedó abandonado en Puerta Nueva, cuatro años antes. Esto no lo olvidan los cofrades del Rescate … La señora viuda de Torres recibió del hermano mayor José Luis Egea una canastilla de flores, al hacer estación el paso de la Virgen ante el puente de la Aurora.

A las ocho en punto hizo su salida la Humillación para dirigirse al barrio, o a lo que iba quedando del mismo, y hacer estación en el Llano de doña Trinidad. Todo olía a Semana Santa y el pueblo acompañó a la imagen, le ofrendó flores y le cantó saetas. En el Llano resonaron las palabras que dirigió a los allí asistentes el padre Federico Gutiérrez. Después de este acto, la sección del Señor se dirigió hacia el puente para unirse con la sección de la Virgen e iniciar el recorrido oficial.

A la misma hora salió la Hermandad de la Sentencia. El trono de María Santísima del Rosario fue portado por jóvenes estudiantes, como lo hicieran ya el año anterior con el trono del Señor. Cerró la jornada la Cofradía del Rocío. Esta es otra de las cofradías que salen organizadas desde su templo. El multitudinario encierro, como siempre, entre saetas y bengalas.

Miércoles Santo. Día soleado nuevamente, abriendo la mañana el traslado del Santísimo Cristo de Ánimas de Ciegos. A las siete de la tarde, desde un Perchel desconocido, salía la Archicofradía de la Expiración. La iglesia de San Pedro acababa de quedar como una isla en medio de un enorme solar y ahora es la imaginación la que hace recordar nombres como Pavía, Arcos, Mamely, Montalbán, Angosta y parte de lo que fue calle del Carmen, una de las más típicas de Málaga. El trono del Señor fue portado por ciento cincuenta hermanos y devotos, y el de María Santísima de los Dolores por ciento setenta hombres de trono, estando al frente del mismo el capataz Juan Polo.

1976
Salida de María Santísima de los Dolores en la tarde del Miércoles Santo de 1976 [Foto: Espíritu Cofrade]

A las siete y cuarto de la tarde inició su recorrido las Reales Cofradías Fusionadas con sus tres tronos, aún no salía el Santísimo Cristo de la Exaltación. Solo era llevado por hombres de trono el de Nuestra Señora del Mayor Dolor. Nueva nota de emoción revistió el encierro y la ceremonia del traslado del Cristo crucificado a su capilla, entre los rezos del rosario, la luz de las bengalas y las saetas de los espontáneos.

La banda alicantina de cornetas y tambores abría el cortejo de otra cofradía de la iglesia de San Juan, la Cofradía de la Paloma, que salió desde el tinglao de la calle Ordóñez. La Archicofradía de la Sangre había restaurado sus tronos y algunas insignias. La banda del Real Cuerpo de Bomberos abría el cortejo. Cerró  los desfiles del Miércoles Santo la Cofradía de Jesús El Rico

Jueves Santo. La gran noticia de esta Semana Santa de 1976 fue la primera salida procesional de la nueva imagen del Nuestro Padre Jesús Nazareno de Viñeros, obra de Francisco Buiza.  Retrasó su salida por la amenaza de lluvia, pudiendo los malagueños admirar esta imagen por las calles por primera vez, sobre un trono provisional con claveles rojos. Los dos tronos fueron llevados por hermanos. 

Antes de la salida de Viñeros, lo hizo el severo cortejo de la Cofradía del Santísimo Cristo Mutilado que rindió homenaje a Franco. No hubo presidencia y, por acuerdo de la hermandad, todos los hermanos figuraron como penitentes. Figuró en el cortejo la banda de cornetas y tambores del Regimiento de Infantería Aragón número 17. A las seis de la tarde fue el traslado al nuevo trono procesional, realizado por Rafael Ruiz Liébana en doce días, quien ejecutó la idea del hermano mayor; una hora más tarde la comitiva se puso en marcha. La cruz del Cristo tendida y descansando sobre el escudo de España, los pies sobre el emblema de la cofradía. Fue portado por noventa jóvenes, hijos de caballeros mutilados. A las diez y media regresó. La Cofradía del Mutilado decidiría no salir en 1977.

Sin título22
Glorificación de la Soledad por la plaza de la Constitución (1975) [Foto:Espíritu Cofrade]

A las nueve de la noche, también con retraso por la amenaza de lluvia, se organizó el cortejo de la Congregación de Mena en el pasillo de Santo Domingo. Era el segundo año que procesionaba la Glorificación de la Soledad, obra de Juan de Ávalos. Misericordia estrenaba nuevas túnicas en la sección de la Virgen. Las tradicionales bengalas y saetas protagonizaron el multitudinario encierro de Zamarrilla.

El Jueves Santo a las diez de la noche salió la Archicofradía de la Esperanza. En el mismo tinglao el hermano mayor, Carlos Gómez Raggio, informaba que en unos días comenzaban las obras de la nueva capilla, con dependencias de exposición y casa de hermandad. El Nazareno dio la bendición al pueblo en la entonces plaza de José Antonio. A medida que avanzaba el cortejo se fueron uniendo centenares de personas hasta su llegada al templo, momento que revistió enorme emoción. No cesaban los vivas al Cristo y a la Virgen y ese recuerdo que siempre se mantiene en todos como es el de “Eres nuestra Esperanza”.

Viernes Santo. Finalmente, la lluvia hizo acto de presencia el Viernes Santo. Se suspendieron los desfiles de Soledad de San Pablo, Amor, Piedad y Sepulcro.

Los estudiantes del Cristo del Amor y María Santísima de la Caridad, maristas y agustinos, sacaron del tinglado a sus pasos y los pasearon un corto espacio con la banda de la OJE. Los portadores de la Hermandad del Sepulcro se reunieron en la iglesia de los Mártires para hacer una vela ante el Cristo y  la Virgen que duró hasta las diez de la noche. En torno a esa hora la lluvia cesó, pudiendo salir Servitas.

PACK 1976 (5)
Fotografía de las imágenes titulares de la Hermandad del Sepulcro, incluida en el libro del padre Federico Gutiérrez (1976)

La procesión del Santísimo Cristo Resucitado el Domingo de Resurrección ponía el broche a una turbulenta Semana Santa de 1976.

Fuentes: Diario Sur (1976)-Archivo Municipal de Málaga/ DE MATEO AVILÉS, E., et al., “75 años de la Agrupación de Cofradías. 1921-1996. Estudio histórico sobre la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga”. Málaga, 1996.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *