Semana Santa de 1973

Desde su llegada a la presidencia de la Agrupación de Cofradías a finales de 1971, José Atencia recuperó los concursos de carteles, saetas, escaparates y la exposición de enseres. Antonio de Canillas se alzó con el primer premio del concurso de saetas organizado por la Agrupación de Cofradías, concurso que había durado dos meses, celebrándose la final el Viernes de Dolores en el cine Andalucía. El cartel elegido para anunciar la Semana Santa de 1973 fue obra del malagueño Juan Jiménez Jiménez, pintura titulada Dalmática malagueña. El pregón fue pronunciado por el ministro de Trabajo, Licinio de la Fuente.

El Ayuntamiento de Málaga, con su alcalde Cayetano Utrera Ravassa a la cabeza, materializó al fin el acuerdo plenario adoptado en el año 1951 de conceder a la Agrupación la Medalla de Oro de la ciudad. El acto se celebró el 12 de abril, entregándose también una placa conmemorativa a Enrique Navarro Torres.

CARTEL 1973
Cartel de la Semana Santa de Málaga de 1973

El Domingo de Ramos de 1973 Málaga se despertaba con la noticia de los nombramientos del hasta ese momento obispo de Málaga, monseñor Ángel Suquía, como arzobispo de Santiago de Compostela; y del monseñor Ramón Buxarrais, hasta ese momento obispo de Zamora, como nuevo obispo de Málaga. Suquía dejó un mensaje a los malagueños: Que los más fuertes cuiden de los más débiles. Por su parte, Buxarráis dijo en Radio Popular: Lo lamento por los malagueños, porque ellos merecen un obispo que les conozca mejor, pero acepto las razones que han impulsado a mi nombramiento y espero que lo mucho que los malagueños, como lo hicieron los zamoranos, hagan en favor de su Iglesia, pueda serme de eficaz ayuda y mi desconocimiento no sea un obstáculo en la construcción pastoral de la Diócesis de Málaga. 

dav
El papa PabloVI y monseñor Suquía [Foto: Diario Sur 15/04/1973. Archivo Municipal de Málaga]

En la prensa se solicitaba más respeto por las procesiones y los participantes en las mismas: Nuestros desfiles procesionales han tenido siempre a gala, aparte de sus muchas y bellas características y tradiciones, el orden…Si algún desaprensivo intentó cruzar una procesión, no faltó una autoridad o un cargo de hermandad que se lo impidiera…¿a quién incumbe dar solución a esto? ¿es de orden público? ¿Municipal? ¿O de la Agrupación de Cofradías?  Se planteó como solución a los problemas en calle Carretería, como propuesta de los propios comerciantes, la instalación de sillas en la misma a cambio de una ayuda económica a la Agrupación. La medida no llegó a materializarse.

El Domingo de Ramos comenzó como de cosutumbre con el rosario de la aurora de Fusionadas por la feligresía de San Juan. A las cuatro de la tarde salió la Pollinica.  Abría el cortejo la banda de cornetas y tambores de la Cruz Roja, mientras que la de la OJE abría la sección de la Virgen. La imagen de María Santísima del Amparo llevaba nueva corona de plata de ley sobredorada, repujada y cincelada, obra del orfebre granadino Miguel Moreno; el trono iba sobre una nueva mesa metálica.

A la misma hora, cuatro de la tarde, gran expectación en la plaza de Capuchinos para ver la salida del Prendimiento. El trono del Señor fue llevado por ciento cincuenta alumnos de la Institución Sindical Francisco Franco. María Santísima del Gran Perdón iba sobre el nuevo trono, obra de Villarreal, aún sin terminar y sin palio. Este año adelantaba su salida la Sagrada Cena, concretamente a las cinco, pasando por primera vez a la tarde lo que fue calificado de acierto. Formaban en la procesión las bandas de cornetas y tambores del Real Cuerpo de Bomberos y de la OJE de Pizarra.

Cerró el Domingo de Ramos, la única cofradía de aquella noche, la Oración en el Huerto. El trono del Señor, que estaba ejecutándose por Villarreal, cada vez más cerca de aparecer completamente terminado. Era llevado por más de cien estudiantes. La imagen estrenó una túnica blanca y manteo de color burdeos, además de las potencias. Participaron en la procesión las bandas de cornetas y tambores de la Policía Municipal y Policía Armada.

El Lunes Santo amaneció lluvioso, permaneciendo así hasta bien entrada la tarde. Ello no implicó que dejara de celebrarse la misa del alba y el posterior traslado a los tronos procesionales de la Cofradía del Cautivo en la calle Sevilla. Había llegado Franco a Málaga, no para presenciar los desfiles procesionales, sino para inaugurar el Instituto Médico Costa del Sol en Marbella.

Estudiantes salió a la hora prevista, las ocho y media de la noche, presentando el trono del Señor totalmente reformado con nuevo dorado y policromado de sus tallas; en el de la Virgen, nuevas ánforas de plata. A la misma hora se abrían las puertas de la iglesia de los Santos Mártires para la salida de Pasión. La imagen de María Santísima del Amor Doloroso estrenó manto de terciopelo color burdeos y nueva saya, regalo de una devota; la imagen del Nazareno había sido restaurada por Mario Palma Burgos.

La imagen de Jesús Cautivo llevó como ornamentos de estreno, la potencia de rico oro, confeccionados en Lyon y túnica de piel de ángel, todo donado por unos hermanos anónimos. La imagen de María Santísima de la Trinidad ofreció en su rico manto color malva, ampliación del bordado en oro, por Esperanza Elena Caro de Sevilla.

escanear0004
María Santísima de la O, Lunes Santo de 1973 [Foto: Arguval]

Cerró el Lunes Santo la Hermandad de la Columna. La imagen de María Santísima de la O procesionó por primera vez bajo palio, regalo del artista Miguel de los Reyes, colocado sobre el trono que realizara Cabello Requena para María Santísima del Gran Perdón en la década de los cincuenta. Asimismo, estrenó una nueva saya que había sido confeccionada de un traje de luces de Paco Camino. En torno a las dos y cuarto de la madrugada, se encerró en el tinglao de la plaza del Teatro.

El Martes Santo la prensa malagueña se hacía eco, someramente, del entierro de Pablo Picasso en la localidad francesa de Vauvenargues. Otros tiempos. La jornada comenzó con la salida de la Cofradía de las Penas, llamando la atención los faroles de los arbotantes y el exorno de claveles rojos en el trono del Santísimo Cristo de la Agonía, así como el tradicional manto de flores de María Santísima de las Penas. Formaron en el desfile la banda de cornetas y tambores de la Guardia Civil y la banda de música del Regimiento de Infantería Aragón 17.

El Rescate, después del incidente del año anterior con el trono de la Virgen de Gracia, presentaba como novedad en el trono del Señor serle colocado un dispositivo con ruedas que restó mucho peso a los ciento cincuenta jóvenes hermanos que lo portaban. Decisión que el diario Sur calificaba de magnífica a la vista de sus resultados y del espíritu de renovación planteado por las cofradías. En un principio se había tomado la decisión de no procesionar la imagen de María Santísima de Gracia, al no haber tenido tiempo de colocar el mismo dispositivo de ruedas en su trono. Sin embargo, pudo ser procesionada sobre un trono cedido por la Divina Pastora.

Virgen Gracia 1973 Archivo Rescate
María Santísima de Gracia, Martes Santo de 1973 [Foto: Archivo Rescate]

A las siete y media de la tarde comenzó el tradicional Vía Crucis por la feligresía de San Felipe, siendo trasladado en ese acto la imagen del Santísimo Cristo de la Sangre a su trono procesional. La Humillación volvió a celebrar su tradicional acto en el Llano de la Trinidad, separándose los tronos del cortejo para después incorporarse en el pasillo de Santo Domingo. El trono del Señor se presentaba reformado y el de María Santísima de la Estrella con el palio totalmente terminado.

La Sentencia presentaba como importante novedad la bandera sacramental, al haberle sido concedido por el señor obispo dicho título. Abría la marcha la banda de cornetas y tambores del Real Cuerpo de Bomberos y la de la OJE de Pizarra. La noche del Martes Santo se cerró con la Cofradía del Rocío, como colofón al gran día vivido por el éxito de la ofrenda de claveles que se celebraba por segunda vez. El trono de la Virgen procesionó totalmente terminado, lleno de claveles blancos. También se estrenó un nuevo manto blanco bordado en oro. Formaron en el cortejo las bandas de la Cruz Roja, OJE de Málaga y el batallón infantil de Marbella, así como la banda municipal de música de Fuengirola. Bengalas, flores y saetas no faltaron en el encierro.

Sin título
María Santísima del Rocío, Martes Santo de 1973 [Foto: Grabación en formato Super-8. @nosoloalameda]

El Miércoles Santo comenzó con los traslados por la mañana de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia y del Santísimo Cristo de Ánimas de Ciegos. A las ocho de la noche salió Fusionadas. Al finalizar la procesión, la imagen del Santísimo Cristo de Ánimas de Ciegos fue trasladada a su capilla, llevada por oficiales paracaidistas en procesión de antorchas, bengalas y saetas.

La Hermandad de la Paloma estrenaba nuevo trono del Señor, obra de Guzmán Bejarano. En el palio de la Virgen destacaron doce rosarios de plata que sustituyeron a los antiguos cíngulos.

dav
Nuestro Padre Jesús de la Puente del Cedrón, Miércoles Santo de 1973 [Foto: Revista Guión]

En cabeza de procesión de la Cofradía de Jesús el Rico formó la renombrada banda de música de la Policía Armada de Madrid.El trono de María Santísima de Consolación y Lágrimas presentó como novedad unas nuevas barras de palio. Cerró el Miércoles Santo la Expiración, saliendo de su casa museo que por la mañana había sido visitada por Carmen Polo. Abría marcha el grupo de caballería de clarines de la Guardia Civil y la banda de cornetas y tambores del colegio de Guardias jóvenes de Valdemoro, siguiendo el magnífico frente de insignias.  A las cuatro y media de la madrugada regresó.

El Jueves Santo comenzó por la mañana con los Vía Crucis de las cofradías del Mutilado y de Zamarrilla, así como el traslado del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas. La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Viñeros, obra de Adrián Risueño, había sido restaurada por Luis Álvarez Duarte. Formaron en la procesión de Viñeros las bandas de la Policía Municipal y la banda municipal de Música. El trono del Cristo Mutilado fue portado por ciento noventa y cinco soldados del Regimiento de infantería Aragón 17. El trono del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y Ánimas fue llevado por ciento setenta y cinco alumnos de las escuelas patronatos de San José, que dirige el padre Mondéjar.

Numerosas reformas presentó la Cofradía de la Misericordia, como los más de sesenta equipos completos de nazarenos que fueron donados por cofrades. Miles de personas se agolparon para ver la salida de Zamarrilla ante una ermita iluminada para la ocasión.  El trono de María Santísima de la Amargura figuró totalmente acabado y la imagen lució una malla de oro, regalo de su camarera de honor doña Adela Morcillo, esposa del alcalde Cayetano Utrera. El trono del Santísimo Cristo de los Milagros fue ampliado, siendo portado por jóvenes hermanos.

dav
Hermandad de Zamarrilla, Jueves Santo de 1973. En esta fotografía se muestra lo que era muy habitual: el trono del Señor portado por hermanos y el de la Virgen por hombres de trono [Foto: Revista Guión]

Es posible que este año de 1973 sea el último que la archicofradía del Dulce Nombre de Jesús Nazareno del Paso y María Santísima de la Esperanza haga su salida de la iglesia de Santo Domingo…Para llevar a cabo esta obra los hermanos de la Esperanza necesitan la ayuda de los malagueños y no dudamos que la prestarán. La Virgen de la Esperanza seguirá siendo perchelera y con el cariño y devoción de todos. A las diez de la noche se puso en marcha la última procesión del Jueves Santo.

El Viernes Santo llamó la atención la anunciada como Procesión penitencial de jóvenes, que partió desde la iglesia del Císter. Cientos de jóvenes de diversos centros parroquiales pretendían realizar una verdadera manifestación penitencial religiosa, acompañando la imagen de una Dolorosa con la advocación de la Esperanza, mientras se rezaba el santo rosario. La salida estaba prevista a las siete y cuarto de la tarde, pasando por el recorrido oficial antes de que lo hicieran las cofradías del Viernes Santo.

La gran mayoría eran jóvenes de la Asociación Misioneros de La Esperanza (MIES), grupo fundado por el padre Ernesto Wilson. El hecho causó un gran impacto. El desfile fue conmovedor y a él se unieron muchísimas personas, y otras lo hicieron en espíritu. Un cortejo, pleno de ejemplar devoción…Los jóvenes eran portadores de pancartas con frases evangélicas y palabras del Salvador. Lo que para unos fue una ejemplar procesión, para otros fue una manifestación con claros destinatarios de las protestas al rezar algunas de las pancartas: Perdónalos porque no saben lo que hacen. Curiosamente, cinco años después, en el seno de dicho grupo, en la propia iglesia de Santa Ana del Císter y con la intermediación del padre Wilson, empezaba a conformarse la actual Hermandad de la Salud.

dav
[Diario Sur, 22/04/1973. Archivo Municipal de Málaga]

Presidió el cortejo de la Cofradía del Amor, su hermano mayor Alfonso Sell, con miembros de la junta de gobierno y religiosos maristas y agustinos. Desde el Molinillo inició su recorrido la Piedad, siendo acompañada por centenares de devotos. Los tronos del Santo Traslado y la Soledad de San Pablo fueron portados por hermanos penitentes de la Peña El Cenachero y estudiantes de distintos centros.  Tras el trono del Santo Sepulcro, la Banda Municipal de Música interpretando la marcha fúnebre de Chopin, y largas filas de fieles en cumplimiento de promesas. La Venerable Orden Tercera de Siervos de María Santísima de los Dolores cerró el Viernes Santo.

Puso fin a la Semana Santa de 1973 el Santísimo Cristo Resucitado saliendo desde la Catedral a las doce menos cuarto del Domingo de Resurrección. Comenzaba una nueva etapa para las cofradías malagueñas con la llegada de Ramón Buxarrais.

Fuentes: Diario Sur (1973)-Archivo Municipal de Málaga/ DE MATEO AVILÉS, E., et al., “75 años de la Agrupación de Cofradías. 1921-1996. Estudio histórico sobre la Agrupación de Cofradías de Semana Santa de Málaga”. Málaga, 1996.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *