Nazareno de Málaga

Abril del año 1987, una nueva publicación cofrade está en la calle. Pretendía, en principio, tener una periodicidad bimestral, incluyendo como declaración de principios los siguientes: “Nazareno es una revista independiente, pluralista, abierta a cualquier opinión respetuosa con la Semana Santa. Desde esta óptica periodística, pretendemos un acercamiento de esta tradición a los malagueños.”

WEB 1

En su primer número destacaba una entrevista con el obispo de Málaga, Ramón Buxarrais, de la que se extraen  los temas que conformaban la actualidad cofrade en aquel momento. El obispo era cuestionado sobre si permitiría acceder a la catedral a las cofradías que habían solicitado acto de penitencia en la misma; la respuesta fue clara: “Opino que no es conveniente, ya que la Iglesia Catedral debe estar reservada para los actos de culto litúrgico”. Buxarrais incidía, por otro lado, en  la actitud de los “espectadores” de las procesiones señalando que “es penoso observar el comportamiento de los que están en las aceras”; pensaba que era necesario que  “las  cofradías sigan profundizando en la identidad de la fe católica y que hagan todo lo posible para que los hermanos penitentes, los portadores de trono, las bandas de música… contagien a los espectadores de un profundo sentimiento religioso”.

Contrastaba con lo expuesto la posición del entonces presidente de la Agrupación de Cofradías, Francisco Toledo Gómez, quien había sucedido años antes a Francisco Fernández Verni y precedería a Jesús Saborido. El presidente afirmaba que el cabildo catedralicio debía reconsiderar su postura; en la Semana Santa de 1988 diez cofradías harían estación de penitencia en la catedral.

Igualmente se “mojaba” contestando sin rodeos sobre tres puntos polémicos:

1. Mujer de mantilla: “Sería fenomenal que fueran detrás del trono”.

2. Militares: “No soy partidario de suprimirlo”.

3. Tronos a pulso: “No me ha gustado nunca”.

Pero no todo eran polémicas, ya que en la Semana Santa del año 1987 procesionaría por primera vez por el recorrido oficial los Dolores del Puente; aún no podría hacer estación de penitencia en la SICB. El Cristo del Perdón sería bendecido el 5 de abril de ese año de 1987. El hermano mayor, Carlos Cruz, señalaba: “No somos una cofradía de silencio. Somos serios, llevando Banda de Cornetas y Tambores y Banda de Música. Queremos ser una cofradía respetuosa y lo estamos consiguiendo. No permitiremos ni la presidencia, ni las mantillas, ni la luz eléctrica, ni nada que no sea un nazareno delante del trono”. Estaba todo muy claro desde el principio.

suso de marcos cristo perdón
Suso de Marcos finalizando la imagen del Stmo. Cristo del Perdón

Por último, me gustaría destacar el reportaje publicado a toda una institución dentro de la Semana Santa de Málaga: Salvador Pérez. ¿Quién no ha pasado por  su taller de capirotes de la calle Álamos? Salvador decía que los tiempos modernos le habían llegado sin apenas darse cuenta. Desde los años cincuenta dedicado a ello, aprendiendo el oficio de su padre quien lo tenía desde el año 1917. Por cierto, el precio del capirote en 1987 era de 400 pesetas. Capirote que había que romper después del encierro para que trajera suerte para el año venidero, concluía.

WEB
Salvador Pérez en su taller de calle Álamos

 

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *