Aquel trono de Pérez Hidalgo

La Hermandad de la Sentencia suscribió el 13 de noviembre de 1958 un contrato con Pedro Pérez Hidalgo, quien se comprometía, a cambio de la cantidad de 165.000 pesetas, a realizar dos tronos en madera de pino de la mayor calidad. Se especificaba en el contrato que el trabajo se entendía sin mesas ni varales, los cuales poseía ya la hermandad.

En la Semana Santa de 1959 ya procesionaron la imágenes titulares sobre los tronos realizados por el artista malagueño, quedando totalmente terminados al año siguiente. Se decía en la revista La Saeta de aquel año: Tanto este trono como el de la Stma. Virgen son de nueva construcción, acabadas obras de Pérez Hidalgo, que en el más puro estilo barroco ha logrado uno más de sus maravillosos trabajos para enriquecer el acervo religioso de las Cofradías. Sus dimensiones de 3 metros de ancho por 4,50 de largo y que son transportados por 150 hombres cada uno, permiten el espacio suficiente para que el grupo escultórico del Señor y la Imagen de la Stma. Virgen, bellísima escultura de Gutiérrez de León, que aparece bajo rico terciopelo celeste bordado en oro, con prolongado manto del mismo tejido, puedan ser admiradas por el público (…)

1959-arguval-o-nosoloalameda
María Santísima del Rosario (Semana Santa de 1959) [Foto: Arguval]

La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia continúa procesionándose hoy día sobre el mismo trono, aunque posteriormente fueron añadidos algunos elementos por el propio autor, como cuatro candelabros de esquina; pero ¿qué sucedió con el de María Santísima del Rosario?

Aquel trono respondía a las características de la obra de Pérez Hidalgo y de los llamados retablos callejeros, como apuntaba el profesor Clavijo: monumentalidad, suntuosidad, brillantez de oro y policromía, y dinamismo barroco. El nuevo conjunto procesional de la Virgen titular de la Hermandad de la Sentencia, aún no terminado, es de un acertadísimo gusto artístico, con vistosas tallas barrocas y policromadas. En su frente figura una capilla con la fundación del Rosario, donde aparece la Virgen con el Niño ofreciendo el Santo Rosario a Santo Domingo de Guzmán y a Santa Catalina de Siena, así como los cuatro Evangelistas, todas las obras en tallas policromadas de atinado acierto, destacando también los magníficos arbotantes de esquinas, con un total de ochenta luces (diario Sur, 25/03/1959). Llamaban la atención los arbotantes, los cuales, a diferencia de otras obras del mismo autor como el trono de María Santísima de la Paloma, crecían verticalmente más que de forma horizontal, con una profusión de brazos.

c1960
María Santísima del Rosario (c.1960) [Foto: Arguval]

En 1967 Maximino del Nido, perteneciente  a la Hermandad de la Sentencia desde el año 1929, sucede en el cargo de hermano mayor a José María García González. Desde el inicio de su mandato, se produce una estrecha colaboración con Juan Casielles y los talleres de Manuel Villarreal, encargándose un nuevo trono para María Santísima del Rosario. Se producía una vez más algo que sería habitual en esa década: la sustitución de un trono diseñado por Pérez Hidalgo por otro diseñado por Juan Casielles. El Martes Santo de 1968 se estrenaba el nuevo trono de plata cincelada. El nuevo trono de la Virgen del Rosario, todavía no terminado, es un alarde de filigrana y de buen gusto. De plata cincelada, ofrece en su frontal la portada de la iglesia de San Pablo de Roma y en sus capillas una talla de la Virgen del Rosario, junto a las de Santa Catalina y Santo Domingo de Guzmán (…) todo obra de Villarreal (diario Sur, 10/04/1968).

Llegamos al año 1970 y el trono es adquirido por las Reales Cofradías Fusionadas para procesionar sobre el mismo a la antigua imagen de Nuestra Señora del Mayor Dolor, realizando el propio artista importantes reformas en el mismo: 1.Raspado de todas las piezas  que componen el paso, así como la restauración de lo deteriorado. 2.- Talla de una cartela frontal con el escudo o motivo que la Cofradía estime conveniente. 3.- Construcción de un nuevo cajillo dividido en piezas al objeto de reducir el peso general y una mayor facilidad para su montaje. 4.- Eliminación del tarimón y aprovechamiento solo del moldurón tallado que se utilizará para cubrir la luz indirecta. 5.- Policromado de las figurillas talladas para cubrir la luz indirecta. 6.- Dorado total del trono en oro medio a brillo (Semana Santa malagueña en su iconografía desaparecida, Vol.1, p.248). Ascendió el importe de estos trabajos a la cantidad de 75.000 pesetas. 

img_9019
Nuestra Señora del Mayor Dolor (Jueves Santo de 1971) [Foto: Arguval]

No era la única novedad de Fusionadas para la Semana Santa de 1971, ya que se estrenaba el trono obra de Guzmán Bejarano (actual de Exaltación) para Ánimas de Ciegos y, lo que era más importante, iba a volver a procesionar la imagen de Nuestro Padre Jesús de Azotes y Columna. La lluvia impidió mostrar estas importantes novedades el Miércoles Santo, saliendo Fusionadas el Jueves Santo.

Lo único que recordaba al trono de María Santísima del Rosario eran sus característicos arbotantes, de los que se prescindiría finalmente, como colofón a las sucesivas reformas llevadas a efecto a finales de la década de los setenta del pasado siglo. 

c-1978
Nuestra Señora del Mayor Dolor (c.1978) [Foto: Arguval]

El Miércoles Santo de 1983 procesionó por última vez la imagen de Nuestra Señora del Mayor Dolor, ya la actual, sobre el trono de Pérez Hidalgo. En ese mismo año y gracias a la intermediación de Dubé de Luque, el trono fue vendido a la recién reorganizada Cofradía Sacramental de la Sagrada Cena de Jesús y Nuestra Señora del Amor de Puente Genil, procesionando por primera vez por las calles de esa localidad cordobesa el Lunes Santo de 1984.

img_9024
Miércoles Santo de 1983 [Foto: @nosoloalameda]

Se mantuvieron tres de las pinturas que incorporara Palma Santander (del primitivo Cristo de la Exaltación; de Azotes y Columna y del Monte Calvario), sustituyéndose otra que estaba en mal estado por el rostro del titular de la Santa Cena, obra del hermano de la cofradía y artista local, Joaquín Borrego Chaparro. También persistieron los bajorrelieves y las esculturas externas originales de Pérez Hidalgo. Como carecía, lógicamente al estar oculta por el manto, de la talla trasera, se talló un medallón por Rafael Pozo Galisteo. Igualmente, se alargaron los laterales con tallas procedentes de las cabezas de varal, trabajos realizados por los hermanos Pozo, Guevara y el mencionado Borrego.

salida-jesus1984
Salida de la Sagrada Cena de Puenta Genil (c.1987) [Foto: santacenayvirgenamor.blogspot.com.es]

El primer año causó verdadero impacto pese a ir motorizado, como era norma entonces en todos los pasos de dicha localidad, así como en 1985 y 1986. Al ser adaptado para ser llevado por costaleros, este característico trono malagueño de final de la década de los cincuenta, convertido en paso de misterio, sufrió una serie de transformaciones tendentes tanto a eliminar peso, como a la funcionalidad y enriquecimiento artístico. Se incorporaron los respiraderos y esquinas con Evangelistas de Francisco Palos Chaparro (1990-1996), y unos candelabros para las cuatro esquinas que habían pertenecido a las hermandades de Montserrat y de Jesús Despojado de Sevilla.

Ya en 2003, se acometieron los dos laterales por Francisco Palos y Rafael Esojo en la talla, y dorados por Joaquín Borrego. Se completaba así un paso, con origen malagueño y elementos sevillanos y de artistas locales, que cada Lunes Santo portó al Señor de la Santa Cena hasta 2014, cuando aquel trono de Pérez Hidalgo pasó definitivamente a la historia.

2014
Salida de la Sagrada Cena de Puente Genil (2014) [Foto: Cofradía Sagrada Cena]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *